0
Desde el Club lanzaron un comunicado "ante las publicaciones realizadas por el Diario Olé". Enterate qué dice el periódico y la desmentida del Rojo.



"Ante la publicación de cifras maliciosas y afirmaciones carentes de todo correlato con la realidad de los hechos, efectuadas por el Diario Olé en el día de la fecha y ediciones anteriores, cuyo objeto no es otro que llevar confusión a los socios e hinchas, desde el CLUB ATLÉTICO INDEPENDIENTE venimos a desmentir en su totalidad la veracidad de dichas versiones", dice el Comunicado del Rojo.

"Queremos manifestar al respecto, que si bien la Institución deberá afrontar compromisos en los meses venideros (en buena parte producto de las sucesivas devaluaciones y el penoso contexto económico que nuestro Club y el país han debido atravesar en los últimos años), se cuenta con la capacidad económica suficiente para hacer frente a los mismos, queriendo por este medio transmitir tranquilidad a los socios, hinchas y simpatizantes", finaliza el texto difundido por el Club esta mañana.



Qué publicó Olé
Las causas y el impacto del posible éxodo en el Rojo
¿Por qué muchos jugadores quieren irse de Independiente? ¿Qué dice la dirigencia? Análisis caso por caso.

Son varios los jugadores que se quieren ir de Independiente. Y si bien no todos se animan a hacerlo público, los deseos de partir invaden a gran parte del plantel. Esa pretensión de marcharse se huele en el malestar que existe entre los jugadores, se advierte en el contenido de las cartas documento que llegaron al club en los últimos meses, se percibe en las declaraciones de los futbolistas.

Lucas Pusineri quedó atrapado en medio de un conflicto en el que es ajeno. El técnico ve pasar las bombas que estallan a ambos lados de la trinchera. Gran parte del plantel parece haber entrado en guerra con la dirigencia. Muchos jugadores están enojados porque consideran que los directivos incurrieron en un incumplimiento sistemático de promesas. En criollo: sienten que les están tomando el pelo. Y afirman que los atrasos salariales son previos a la pandemia. En cambio, quienes conducen el club argumentan que los futbolistas no tomaron consciencia de la crisis que golpea a las instituciones como consecuencia del parate del fútbol y sostienen que los reclamos son fuera de contexto.

Entre los dardos que surcan el viciado aire de Avellaneda, está Independiente. Lastimado, golpeado, herido, machucado. Así se lo ve al Rojo en estos momentos. Un club que deberá pagar una deuda millonaria de acá a fin de año, un número que no para de crecer como consecuencia de las múltiples causas que el club tiene abiertas en FIFA por atrasarse en el pago de pases y también por las deudas con los futbolistas. En ese contexto, Pusineri aún no tiene claro con qué plantel va a poder contar de cara a la próxima temporada. Los niveles de incertidumbre ya son intolerables.

Gastón Silva fue el primero en considerarse despedido y pedir la libertad de acción por falta de pago. En Avellaneda aseguran que el proceso que siguió para quedar libre fue irregular ya que no lo hizo a través de Futbolistas Argentinos Agremiados. Desde el entorno del defensor uruguayo afirman que, al ser extranjero, dicho protocolo se realiza por intermedio de la FIFA. Lo cierto es que el defensor quedó libre y no regresará. El Rojo le debe pagar 1.600.000 a Torino por su pase y 270.000 a Pumas por haberle soplado al jugador por fuera de lo que permiten las legislaciones vigentes. Además, Silva exige el pago de una indemnización de 2.000.000 de dólares por considerarse despedido en medio de una pandemia y el tema ya fue elevado al TAS.

Silvio Romero es otro que pidió ser vendido. Si bien se había llegado a un acuerdo para reducir su salario en un 50%, al delantero de 31 años le deben dinero. Los directivos habían anunciado que le pagaron hasta abril, pero desde el entorno del punta aseguran que no cumplieron con los plazos ni los montos. El Chino perdió la paciencia y exigió que lo vendan. “Esto ya no se aguanta más”, expresó. Y aseguró que el malestar viene de arrastre: “Desde que llegué a principios de 2018, nunca me cumplieron”. En el club dejarán partir a Romero si llega alguna oferta de un equipo argentino que le deje u$s 1.4000.000 netos al Rojo. Si algún club del exterior lo quiere, el precio será de 700.000. River es el que más interés ha mostrado hasta el momento y también hubo algunos sondeos de Atlético Mineiro, aunque los brasileños no enviaron ninguna oferta. Mientras tanto, Independiente todavía tiene que cancelar una deuda con el América de México. El monto es de 1.841.389 más una penalidad de 637.500.

Cecilio Domínguez me dijo que no quiere jugar más en Independiente”, comentó el manager del club, Jorge Burruchaga, en TyC Sports. Al paraguayo de 25 años, quien tiene uno de los sueldos más altos del plantel, le deben mucho dinero. No le pagan el monto que le corresponde por trayectoria desde noviembre y no cobra el sueldo desde enero. A fines de junio, Independiente le ofreció un plan de pagos en tres cuotas y el extremo lo aceptó. Desde ese momento, el Rojo disponía de 15 días para abonarle el primer monto. ¿Qué pasó? Cuando desde Avellaneda se dispusieron a efectuar la transferencia de dinero, los abogados del jugador avisaron que el pago debía realizarse al tipo de cambio del dólar contado con liqui y no al precio oficial. Como el Rojo no cumplió con ese punto, el futbolista se consideró libre por falta de pago. El partido ahora se juega en los escritorios, donde ya se desató una batalla legal entre los abogados de la institución y los de Cecilio. Si el jugador se impone en esa puja, Independiente tendrá que abonarle una indemnización con cifras siderales, ya que tiene contrato hasta el 30 de junio de 2023. Además, el Rojo aún le debe al América de México dos cuotas de 1.600.000 por el pase de Domínguez y la FIFA dispuso una penalidad de 800.000 por no haber pagado en tiempo y forma.

A Martín Campaña también le deben dinero. El arquero intimó al club en dos oportunidades desde que la pelota dejó de rodar. Para no quedar libre pidió que lo vendan. Y los dirigentes le prometieron que lo dejarán marcharse si trae una oferta de 2.000.000 de dólares. Algo similar sucedió con Juan Sánchez Miño, quien está en el radar de Boca y ya tiene precio: u$s 1.200.000. Domingo Blanco es otro que desea marcharse y en el Rojo pretenden 900 por el 50% ó 1.800.000 por el 100%. Lo quiere Independiente del Valle.

Pero esto no es todo: en los próximos días, más jugadores podrían pedir que les abran la puerta.

Favio Verona
Diario Olé, 17 de julio de 2020

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app