0
El volante de Independiente, ya de alta del sanatorio, habló sobre el momento del golpe y sus sensaciones al despertar. Ahora deberá hacer reposo, aunque ya quiere volver a entrenar. También tuvo tiempo de criticar a Vigliano.


“Fue un golpe fuerte, me agarró de lleno en la nuca. Cuando me desperté ya estaba en la ambulancia, me dolía mucho la cabeza, pero solamente fue un susto. Gracias a Dios estoy bien”, dijo Lucas González al dejar el Sanatorio Finochietto este lunes, luego de permanecer 48 horas en observación tras el Clásico de Avellaneda.

“Me acuerdo cuando salté y después no me acuerdo más nada. El doctor me preguntaba qué había pasado y no me acordaba. Tenía dormidas las piernas y eso me asustó un poco. El mareo, las náuseas, la verdad que fue un momento que me dio miedo al no sentir las piernas”, agregó el volante de Independiente sobre el cabezazo de Novillo.

En declaraciones publicadas por TyC Sports, Saltita manifestó: “Lo primero que hice cuando recuperé la conciencia era preguntar cómo había salido el partido y después pedí que le avisen a mi vieja, que seguramente estaba preocupada. Antes del choque me acuerdo del partido. Volví a ver las imágenes, a repasar la jugada. Él salta después que yo, no me ve y creo que fue sin intenciones, así que lo más importante es que estoy bien". 

"Ahora a descansar y mañana iré a que me vea el médico para ver cómo me siento. El doctor me dijo que tengo que hacer reposo, que le vaya diciendo cómo me sentía. Yo ya quiero entrenar y volver a las canchas", contó, pero el cuerpo médico del Club ya aclaró que el golpe sufrido es similar a un accidente automovilístico, por lo que al menos no podrá estar en el próximo compromiso ante Defensa y Justicia.

Por último, González también se refirió al inexistente penal que sancionó Mauro Vigliano en tiempo de descuento: “La verdad claramente no es penal. Es una decisión que nos perjudicó, pero ya está todo dicho y ya pasó. Tendrán que hacerse cargo de eso".

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app