0
Independiente volvió al triunfo luego de cinco fechas. Fue 1 a 0 a Unión, con gol de Braian Martínez. El partido era malo, y tras un primer tiempo para el olvido, los cambios aportaron frescura para cambiar el ánimo de la noche.


Era otra noche difícil para Independiente. Con pocas ideas y superado por un rival que con sus limitaciones hacía esforzar a Sosa para volar de palo a palo e intervenir en las jugadas más claras del primer tiempo. 

El equipo que esta noche dirigió Omar Píccoli mostraba todas las carencias que se venían viendo en los partidos anteriores, especialmente los cinco sin victorias que se acumulaban sobre la cronología del Diablo Rojo. 

El segundo tiempo no parecía llegar con mejores noticias, pero esta vez los cambios se adelantaron para que refresque el medio y el ataque con el ingreso de Tomás Pozzo y Braian Martínez. El Toto aportó fútbol y juego, mientras que Chaco le puso potencia al ataque. Entre los dos le cambiaron el rostro al equipo, o al menos lo llevaron unos metros más adelante.

Hasta que Martínez encaró por las suyas, entró al área y sacó un bombazo que se clavó al ángulo de Sebastián Moyano, el arquero Tatengue, para gritarlo con todo. Una expulsión infantil de Domingo Blanco, a falta de diez minutos, puso suspenso a lo que quedaba de partido, con el Rojo aferrado a la mínima ventaja y la gente cantando por "los pibes" para cerrar ese desahogo de haber vuelto al triunfo. 

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app