0
Independiente cayó en Fortaleza 2 a 1 pero el gol de Bustos sobre la hora le dio la clasificación agónica al equipo de Pusineri, que jugó muy mal otra vez pero festejó el pase a Octavos de la Sudamericana.



Se gritó, se gozó y se disfrutó la clasificación por agónica, inesperada y porque realmente no había hecho casi nada en los 90 minutos de partido Independiente. Pero el Rojo sacó algo de la mística, y sobre todo una jugada iluminada de Alan Velasco, con un minuto más en el área para asistir a Bustos y que el lateral marcara, con ayuda del marcador brasileño, el gol que le dejó la clasificación al equipo de Pusineri pese a la derrota.

El mismo Bustos que durante el primer tiempo se comió todos los amagues de Osvaldo y le entregó un penal a Fortaleza. El mismo Independiente que durante el partido no logró llegar con claridad, le faltó fuerza y otra vez como en la ida tuvo a Martín Campaña como figura.

A falta de poco más de diez minutos los brasileños llegaban al segundo gol y el Rojo quedaba afuera de la Copa. Todo era oscuro, no llegaban los cambios y el equipo se derrumbaba. Sin embargo, apareció Velasco, la joya de 17 años, y Bustos pudo redimir su error para gritar el tanto agónico que permitió el pasaje a la segunda ronda de la Copa.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app