0
El Rolfi Montenegro, a quien se preservó ante Estudiantes para que pueda llegar bien al clásico de Avellaneda, apenas jugó 21 minutos. Ingresó por Machín a los 8' del segundo tiempo y lo reemplazó Carrizo a los 29'. Lo evaluarán, pero podría perderse el resto del Clausura.




Se sabe que es siempre carta indispensable para el Rojo. Cada vez que no estuvo al equipo le costó mucho más encontrar el juego y la creación necesaria para imponerse en el partido. Ayer era, sin dudas, más imprescindible que nunca y se lo esperó hasta último momento. Incluso no jugó contra Estudiantes para que pueda estar bien descansado ante racing. Sin embargo, cuando todos esperaban que saliera entre los once, Sosa fue quien terminó ocupando su lugar.

Luego del entretiempo se pensó que podría estar desde el comienzo de la segunda etapa, pero Borghi volvió a postergarlo. Lamentablemente para los hinchas de Independiente los motivos de estas decisiones se conocerían pronto: el 10 apenas estuvo 21 minutos en campo.

Los aplausos bajaron cuando reemplazó a Gastón Machín, a los ocho minutos del segundo tiempo, y cambiaron por murmullos cuando salió a los 29, ingresando Carrizo en su lugar. Todo fue causa de un tirón en el muslo derecho que lo hizo caminar solo hasta el borde de la cancha y tirar la pelota al lateral para ser atendido.

Entre hoy y mañana se le harán los estudios necesarios, aunque se teme que pueda llegar a tratarse de un desgarro. En ese caso, Montenegro se perderá lo que queda del Clausura. A último momento, tras una charla con el DT Claudio Borghi en el vestuario, Rolfi no fue titular por una contractura en el isquiotibial derecho. Aunque el entrenador aclaró que no se trató de la misma dolencia: "Hablé con él y me dijo que le tiró un poco más arriba. Habrá que esperar. Aunque no soy médico, como mínimo, creo que se perderá uno o dos partidos. Esperamos el diagnóstico".

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app