0
Independiente goleó 4 a 0 a Deportivo La Guaira y llega a la definición del grupo de la Sudamericana obligado a ganar por dos ante el Ceará. Benegas, en dos oportunidades, Roa y el restante en contra, los gritos ante los venezolanos.


Cuarenta minutos le tomó a Independiente abrir el arco de La Guaira, y fue con un gol en contra. El equipo venezolano estuvo muy tirado atrás, pero más allá de que el Rojo tenía la pelota, no podía entrar y tampoco mostraban velocidad para cambiar de ritmo. Tomás Pozzo era lo mejor del equipo de Domínguez, que mantenía la línea de cuatro defensores frente a un rival que sólo pensaba en que el tiempo fluyera e irse con la menor derrota posible.

Pese a jugar muy mal, Domínguez no cambió el equipo para la segunda parte e insistió en sostener la defensa completa y a Carlos Benavidez, de floja tarea en el mediocampo. Por suerte el Rey de Copas encontró el segundo apenas iniciada la etapa, con un cabezazo de Benegas. La gente empujó y el Rojo se fue a la carga sin demasiadas ideas frente a un rival limitadisimo. 

Soñora transportaba, Cazares no genera peligro y Vigo fallaba todos los centros que intentaba. Por momentos para cía jugar de dentro del área chica de La Guaira pe o la falta de definición era notable y cuando el reloj avanzaba la impaciencia ganaba las tribunas. Leandro Fernández entró a pelear y meter presión. Más allá de su barullo, no puede quedarse en el banco en un equipo que no tiene delanteros. 

A los empujones, Insaurralde ganó una pelota en el fondo, tiró el centro y apareció Roa para poner el tercero, ya a los 37 minutos. Sobre la hora, una nueva aparición de Benegas fue el cuarto de la noche, un grito de desahogo y saber que la diferencia con lo que habrá que anotarle al Ceará se acortaba, poniendo ndo las esperanzas en la última fecha para buscar la clasificación a octavos. 

Emiliano Penelas 

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app