0

Con un planteo timorato en el primer tiempo, Independiente perdió ante Talleres por 3 a 1, con todos los goles recibidos al final de cada etapa. El Rojo suma uno de los últimos nueve puntos, y se viene el Clásico de Avellaneda como visitante.

Independiente arrancó con un planteo amarrete Independiente, jugando y respetando demasiado a Talleres. Al minuto fue Barreto quien tapó la primera llegada y mostró las diferencias de ambiciones y propuestas. Muy pobre el planteo de Independiente, que no tomaba la pelota ni generaba peligro.

No obstante, el local tampoco podía generar mucho peligro, el partido atravesaba una medianía que parecía languidecer hasta el entretiempo. Pero en dos minutos se quemaron todos los papeles. Auzqui, a los 44 minutos, tras un grosero error de Bustos cabeceando hacia el medio, y Fragapane, a los 46', aprovechó una desatención de Togni cuando todavía estábamos acomodándonos del primer impacto.

Saliendo del vestuario 2-0 abajo, el Rojo adelantó un poco las filas pero era torpe en los movimientos. De a poco empezó a subir a costa de empujar y meter a Talleres en su zona. Palacios forzaba el juego, Roa le dio más movilidad y Herrera aportó en ataque la presencia perdida en los últimos juegos.

Hasta que la expulsión de Martino dejó a la T con uno menos y Palacios sentenció la ley del ex con un golazo de media vuelta al ángulo. El Rojo quería, Herrera mandó un cabezazo al palo, estaba cerca el empate pero un centro mal ejecutado, una contra veloz del local y un penal de Bustos terminaron por definir la historia en tiempo de descuento. 

Independiente sólo rescató un empate ante Boca en los últimos tres partidos, y ahora visitará a racing en la próxima fecha, con mucho para trabajar en la semana.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app