0
Alan Franco entrenó de forma diferenciada porque quiere que se concrete su pase a LA Galaxy, que pidió a Independiente una tasación definitiva.



El éxodo parece no detenerse en Independiente y Pusineri todavía no sabe cómo armar el equipo que saldrá a la cancha ni siquiera contra Gimnasia el sábado. Alan Franco es una de las dudas, ya que hoy entrenó de forma diferenciada no por motivos físicos sino por la inminencia de una posible venta a Los Ángeles Galaxy, que ya había realizado varias ofertas por el central que no resultaron satisfactorias en Avellaneda.

La primera movida del equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto fue de 3 millones de dólares por el 50% del pase del defensor Rojo, y fue rechazada. Luego, desde Estados Unidos llegó otra propuesta aumentando el precio a U$S 3.5 millones, y tampoco fue aceptada, por lo que los dirigentes angelinos pidieron un precio por el pase completo, pero la respuesta del Rojo nunca les llegó.

Franco ya habló con Barros Schelotto y su deseo sería irse. Independiente quiere retenerlo hasta fin de junio. Mientras, hoy trabajó de forma diferenciada porque no se sabe si finalmente jugará el sábado.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app