0
Independiente cayó frente a River por 3 a 0. Cuando el Rojo era más el local abrió la cuenta y transformó al partido en un monólogo. Incluye videos exclusivos de la salida y del partido. 



Sufrir es la consigna en este año en el que todo parece haberse hecho mal, desprolijo, desconcertante. Así terminó el partido Independiente, fuera de la cancha, lleno de impotencia y vapuleado por un rival que apenas apretó una clavija desarmó todo lo que había cuidado el Rojo.



Arrancó adverso el desarrollo, con Campaña como figura sacando un corner olímpico de Quintero y un cabezazo a quemarropa de Scocco. Sin embargo de a poco pudo ir levantando hasta acomodarse gracias al empuje de Cecilio Domínguez y Juan Sánchez Miño subiendo por la banda izquierda. Incluso el paraguayo lo tuvo con un remate esquinado sacado entre Armani y el palo.



El arranque del segundo tiempo confirmó la levantada del primero, con el Rojo yendo al frente y llegando con peligro ahora con Benítez en cancha. Sin embargo, Gallardo movió la piezas y Julián Álvarez, apenas ingresado, puso el primer gol de River a los 13 minutos.



En ese momento desapareció Independiente de la cancha. Ya no se vieron toques ni fútbol ni llegadas. Hasta Campaña cometió un error grosero en la salida y debió cometer el penal que permitió estirar ventajas al local. Y luego llegó la estocada final del tercero, y un estadio que aplaudía a sus jugadores que se floreaban ante el fantasma vestido de gris que terminó siendo Independiente.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app