0
Independiente jugó el peor partido del semestre y cayó sin atenuantes frente a Brown de Adrogué, en una competencia que le sigue siendo esquiva. Nunca pasó los octavos de final de la Copa Argentina, y este año cayó en 16avos...


Con medio equipo afuera, cedido a las distintas selecciones nacionales en fecha FIFA, Independiente enfrentó a Brown de Adrogué por los 16avos de final de la Copa Argentina. Está claro que el Rojo dio ventajas pero también que tiene nombres y equipo para enfrentar esta serie.

Sin embargo, lo que no funciona es el rendimiento colectivo. Porque más allá de la diferencia de plantel y de individualidades, Brown hizo las cosas bien, e Independiente jugó un segundo tiempo para el olvido.

Había comenzado ganando el Rojo con gol de Silvio Romero de penal, pero Guille enloquecía a la defensa y le cometieron un penal sobre la hora en la primera parte, que tapó Campaña. En el complemento los de Adrogué comenzaron de menor a mayor, y llegaron al empate en una jugada que arrancó con un tiro en el travesaño de Gigliotti. En la contra, un error garrafal de la defensa Roja permitió el gol de Olivares.

Ya nada sucedería entre los dos, pero Brown siempre inquietaba más. La definición por penales traían angustia, y Ríos atajó los remates de Brítez y Figal para dejar afuera a Independiente. El técnico de Brown, Pablo Vicó, fue claro en la arenga previa: "No busquen el lujo ni el lucimiento personal, rompan el arco". Y no fallaron.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app