0
El juvenil, señalado como "una de las mayores promesas del Rojo", fue ascendido al plantel profesional y hoy jugó uno de los amistosos ante Villa Dalmine

“Estoy muy contento con todo lo que me está pasando, hace dos años vivo en la pensión, yo jugaba en Griffa fútbol, en la ciudad de Rosario, me consiguieron una prueba y por suerte pude quedar”, dijo Ezequiel Barco.

Entrevistado por prensa del club, el juvenil contó: “He jugado en Séptima, Sexta y en Reserva, la verdad es que es muy difícil el fútbol hoy en día se presiona mucho, cuesta elaborar juego. Pero voy a luchar por mi sueño: jugar en la Primera de Independiente y en la Selección Argentina”.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app