2
Antes del choque ante Argentinos, el técnico reconoce: “Es un momento psicológico importante”. Dice que entiende a los hinchas: “Me sentaría dos horas a tomar un café con cualquiera para explicarle mi punto de vista”.


Apenas llega al encuentro con Clarín, Jorge Almirón mira de reojo el anotador con las preguntas que está sobre la mesa y sonríe. "¿Qué tenés ahí? Qué me vas a preguntar si no hay nada para preguntar, ja", chicanea el técnico de Independiente. Se muestra de buen humor, suelto, a pesar de que no es amigo de las entrevistas. De pronto, se pone serio: "Preguntame lo que quieras". Se enciende el grabador.

-Hace tres fechas que no ganan, están a 8 de la punta siendo el único grande que no juega la Copa Libertadores, la mayoría de los hinchas te sigue apuntando... ¿Qué es lo que más te preocupa hoy?
-Lo que más me preocupa es la impaciencia de la gente porque nos puede jugar en contra. Veo convencidos a los jugadores y necesitamos paciencia porque el rival se puede aprovechar. Este es un equipo nuevo. Hay jugadores que están curtidos, pero hay otros que recién llegan al club y se están habituando al mundo de un grande. No son excusas. Tenemos que ganar con una buena actuación para que el hincha se vaya convenciendo de que este es el camino.

-¿Qué te jugás contra Argentinos?
-Es un momento psicológico importante. Si ganamos, los jugadores van a poder trabajar más tranquilos, la gente calmarse un poco y los dirigentes estar más aliviados. No siento la presión de que sea algo de vida o muerte. Es un partido de fútbol y lo tomo como tal, sin desconocer la responsabilidad que tengo. Le pediría a la gente que apoye y que tenga paciencia. Este equipo va a encontrar resultados.

-¿Pensaste que con el torneo largo iba a haber mayor tolerancia?
-No. La presión está siempre porque detrás de cada equipo hay una gran demanda. En Independiente hay una necesidad importante de ganar algo hace mucho tiempo. Cambiamos la idea de juego y hoy el plantel está conformado por jugadores que son del club, de inferiores o comprados. Necesitamos la confianza de los resultados.

-¿Qué le dirías a un hincha que te insulta a morir en la cancha si te lo cruzás en la calle?
-Si me pide explicaciones se las daría con gusto. Me sentaría dos horas a tomar café con cualquiera para explicarle mi punto de vista. Si lo convenzo o no es otra cosa. Entiendo a la gente. La que se vive en este fútbol es una pasión desmedida y contra eso uno no puede hacer nada. Yo no me puedo pelear con los que me insultan.

-¿Antes de hacer un cambio durante un partido, pensás en que si te sale mal te van a insultar más?
-Yo solamente pienso en lo que estoy viendo y en lo que pasa en el partido. Pienso en lo mejor para el equipo. Siempre hago los cambios para buscar el resultado positivo.

-Una de las cosas que más te critican los hinchas son los cambios...
-Hay periodistas que con su opinión van encaminando la opinión de la gente. Hice muchos cambios que sirvieron para que el equipo terminase ganando. El torneo pasado hicimos 33 puntos y muchos de los cambios fueron productivos y no se dijo nada. Si de entrada hay una postura tomada, después no van a cambiar. Están esperando el mal resultado para criticar.

-¿Pensás de verdad que hay periodistas que esperan que Independiente pierda para criticarte?
-No lo siento como algo personal y tampoco soy una persona que se persigue. Sí sé que cuando llegué muchos dijeron que yo duraba cuatro partidos acá. Lo instalaron y se formó una opinión. Sabía que iba a ser duro, para mí o para cualquier técnico. Hay técnicos con historia que han pasado por este club y no les fue bien. Cada entrenador tiene su idea y yo voy a sostener la mía porque creo que es la que más favorece al plantel que tenemos.

-¿Nunca vas a cambiar tu idea?
-Para mí jugar bien es todo. Es salir jugando, pero también es tirarla afuera cuando es necesario. Un jugador de jerarquía se da cuenta cuándo debe hacer cada cosa. No soy un lírico que siempre quiere salir jugando; no voy a poner en riesgo al equipo si no hay garantías. Sí intentamos no tirar pelotazos, no dividirla y llegar tocando.

-¿El hincha perdió el paladar?
-Es una cuestión social. Hoy, primero hay que ganar y después se ve cómo. Creo que en Independiente la gente quiere ganar jugando bien. Nosotros estamos jugando bastante bien, aunque no ganamos.

-¿Hablaste con Hugo Moyano?
-Moyano sabe todo y siempre llama para preguntar cómo están los jugadores. Sabe que estos proceso son difíciles, pero está convencido y me dijo que va a apoyar. Confío en lo que me dijo y si cambia su decisión será válido porque soy empleado del club. No quiero comprometer a nadie.

-¿Volverías a armar el mismo plantel si te dan a elegir?
-Claro que sí. Me siento orgulloso de los jugadores que tenemos. Había otras opciones para traer, pero no es fácil invertir. De lo que había en el mercado creo que se trajo lo mejorcito. Algunos están rindiendo y otros están un poco frenados porque se están adaptando. Estamos madurando.

-¿No te faltan caudillos?
-Puede ser. Los referentes son muy jóvenes y los que llegaron arrancaron de cero. Estoy convencido de que esto es un proceso y va a dar frutos. A San Lorenzo, un equipo que tiene jugadores de experiencia como Romagnoli, Mercier y Ortigoza, pudimos haberle ganado.

“Pasan tantas cosas que uno empieza a pensar mal”
Almirón y la polémica por los arbitrajes.Los dirigentes creen que existe una campaña del Gobierno contra Moyano y el DT no contradice la idea. El tema arbitral es motivo de malhumor en Independiente desde que comenzó el campeonato. En el Rojo sienten que no los miden con la misma vara.

En nueve partidos, al conjunto de Avellaneda le cobraron cuatro penales en contra (Newell's, Belgrano, Unión y Godoy Cruz) y solamente uno a favor (Newell's). Tanto desde el cuerpo técnico como desde la dirigencia decidieron no callarse más tras la clara mano de Julio Buffarini que el árbitro Diego Abal omitió cobrar en el 0-1 del fin de semana pasado contra San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro.

Fueron duros en sus reclamos Pablo Moyano (hijo del presidente Hugo) y Héctor Maldonado (secretario general del club). Fueron más allá cuando insinuaron que sospechan de influencias extrafutbolísticas provenientes del Gobierno Nacional, que buscaría perjudicar a Moyano. Jorge Almirón también está que arde con los hombres de negro. No lo esconde.

-¿Por qué un árbitro no le daría un penal a Independiente? ¿Pensás que existe una campaña del Gobierno contra Independiente porque Moyano es el presidente, como creen en la dirigencia?
-No lo sé. Si lo dicen los dirigentes... Sabrán algo más que yo. No puedo creer que varíen tanto los criterios de los árbitros. No me entra en la cabeza que un penal como la mano de Buffarini no sea cobrado. Nos cobraron cuatro penales en contra en las primeras nueve fechas y si es al revés no nos cobran a favor. Nunca fui de protestar ni de levantar la voz en este tema, pero pasan tantas cosas que uno empieza a pensar mal. Además, los jugadores salen a jugar condicionados. Por ejemplo, Tagliafico me decía que en la jugada del gol de Villalba, contra San Lorenzo, lo acompañó en la marca y no lo quiso cortar porque si se tiraba a barrer estaba seguro que le cobraban penal. Si los directivos hablan de cuestiones políticas por algo lo deben decir. Ojalá que no sea así.

Diario Clarín, sábado 18 de abril de 2015

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 18 de abril de 2015, 22:31

Amanda dice:
"Almirón y la polémica por los arbitrajes.Los dirigentes creen que existe una campaña del Gobierno contra Moyano y el DT no contradice la idea. El tema arbitral es motivo de malhumor en Independiente desde que comenzó el campeonato. En el Rojo sienten que no los miden con la misma vara."
Recién se dan cuenta? Siempre al filo de la navaja. Me he cansado de escribir larguísimos correos a Fútbol para Todos. El último argumento triunfador que usé fue que hacían perder votos al partido gobernante. Recién en el partido con San Lorenzo dejaron de criticar y denostar al Rojo desde que pisaba la cancha.
Ahora que el DT empieza a hablar y coherentemente, que siga haciéndolo.
El vice se quejó que los árbitros son de Racing. En la AFA, como por arte de magia, participa Máximo Kirchner. Nos mandaron a la B porque les era insoportable que el único grande que no había descendido no lo hubiera hecho en 110 años. ¿Que no es política? Y la pelea interna para que el comerciante Tinelli pueda postularse? ¿Y los errores del árbitro en el partido que acaba de terminar? Flojito al final, Almirón. Ese "no lo sé" porqué no nos dan los penales es lo mismo que "yo no me meto". Nuestros viejos sufren en sus últimos años con lo que fue causa de alegría durante todas sus vidas. Otro empate lastimoso, contra un equipito de mediocres, y van?
Caldera, por favor, Uds. están más cerca, invítenlo al DT a tomar café, dice que dispone de horas para explicar.

Anónimo dijo... 19 de abril de 2015, 07:42

La verdad que el futbol ya se convirtió en política..yo amo a independiente...pero cuando veo todo lo que pasa , ya no me dan ganas de seguir viéndolo....Moyano..el impresentable de Aníbal fernandez ..tinelli etc....gente que se metió en el futbol para hacer política y negociados ....y como pasa con los gobiernos también pasa en el fútbol....se cagan en la gente...se cagan en los socios e hinchas......no se donde van a llegar.....que pena me da mi querido INDEPENDIENTE...