0
Independiente gritó el desahogo y se quedó con los tres puntos ante Sportivo Belgrano. Al Rojo no le sobró nada, y sufrió hasta el final, pero celebró una victoria imprescindible para seguir peleando. Tula, Vidal y el Ruso Rodríguez, de penal, los goles.



El Rojo ganó. Y punto, no mucho más para comentar en un partido que volvió a mostrar las incontables dificultades que tiene para manejar los partidos, y el sufrimiento al que nos tiene acostumbrados.

El hombre de la máscara, Cristian Tula, abrió el marcador a los 31 minutos del primer tiempo, pero a los 39' el Rojo padecía la pelota parada del modesto Sportivo Belgrano que lograba la igualdad transitoria. Cuando todo era nervios, Marcelo Vidal, en el cierre del primer tiempo, traía algo de calma con un zapatazo desde afuera del área.

Pero apenas comenzado la segunda parte Martorell volvía a empatar a los cordobeses, otra vez tras una jugada de pelota parada en la que la defensa Roja hizo vista. Todo era sufrimiento y nervios hasta que un penal controvertido contra Sebastián Penco, a los 35 minutos, significó el 3 a 2 definitivo con el remate de Diego Rodríguez. 

El festejo enorme fue más por saber que era necesario una victoria, porque con los 53 puntos el Rojo se ubica a dos de Instituto, y que había que ganar y se ganó.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app