0
La Football Associaton celebra hoy un siglo y medio de vida. Por qué se considera el 26 de octubre como el día de la fundación del deporte más popular, que se festeja en Inglaterra y en todo el mundo.

En Londres, todas las estaciones de fútbol fueron rebautizadas, con nombre de jugadores, técnicos, dirigentes y árbitros, durante octubre para celebrar los 150 años de la creación de Football Association (FA). Un 26 de octubre de 1863, en la Freemansons Tavern, quedó sellado el nacimiento del fútbol moderno.

En Brasil, el periodista Leonardo de Escudeiro se tomó el trabajo de buscar y contar qué fue de la vida de las 12 entidades fundadoras de la FA (ver trivela.uol.com.br/mundo/onde-estao-os-criadores-do-futebol-150-anos-depois). En Argentina, a través del Centro para la Investigación de la Historia de Fútbol (CIHF), Jorge Gallego se encargó de precisar y difundir los pasos previos y posteriores del nuevo deporte (blogcihf.blogspot.com.ar). Desde Canadá a la China, desde Rusia a Ecuador, en cada rincón del mundo se recuerda el inicio del deporte más popular del mundo.

Los dirigentes de la FA iniciaron una búsqueda en marzo pasado para rastrear a descendientes de los hombres que fundaron la asociación. Y lograron conseguir a dieciséis, que hoy estarán en el mítico y moderno estadio de Wembley, donde se descubrirá una placa como parte de las celebraciones. Según los documentos oficiales, fueron ocho los hombres que se reunieron para formar la FA y el proyecto de las originales 13 leyes del fútbol: Ebenezer Cobb Morley, Arthur Pember, Charles William Alcock, Francis Maule Campbell, John Forster Alcock, Herbert Thomas Steward, George Twizell Wawn y James Turner. "En términos de importancia histórica, los ocho fundadores del fútbol deben ser colocados junto a otros grandes pioneros de esta nación", afirmó Alex Horne, secretario general de la FA.

"Un documento de trece puntos fue el inicio del association. Incluía, entre otros, tamaño del campo de juego; ninguna línea marcada (sólo cuatro banderillas); postes separados por 7,32 metros; sin travesaño; gol válido a cualquier altura; cambio de lado después de cada gol; saque lateral por el primero que recuperase el balón; todos los jugadores detrás de la línea del balón; uso mínimo de las manos (handling) y prohibición de sujetar, hacer zancadillas o hacking", cuenta el historiador Jorge Gallego del CIHF. Y agrega: "Otros aspectos reglamentarios brillaban por su ausencia: cantidad de jugadores por bando; forma y tamaño del balón; duración del juego; sin información (imposible que no existiesen) de árbitros o umpires. Fue el comienzo de un largo proceso. La prohibición total del uso de las manos, salvo el arquero (1870), el tiro de esquina (1872), el tiro penal (1891), sólo por nombrar algunos, serían capítulos del futuro".

"A mi juicio, este juego tardará mucho en extenderse hasta entre los mismos residentes británicos, pero pienso insistir, porque lo considero el mejor pasatiempo, más fácil y barato para la juventud de la clase media, como también para el pueblo, aunque esto parezca una perfecta ilusión para muchos", escribió Thomas Hogg, fundador del Buenos Aires Football Club, el 28 de diciembre de 1867 en una carta dirigida el director del diario The Standard. Cuatro años después de su creación en Inglaterra, el incipiente fútbol había llegado a la Argentina. Y se convirtió en pasión. Una pasión que nació en una taberna masónica londinense.

Oscar Barnade
Diario Clarín, 26 de octubre de 2013

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app