0
Y esta vez no fueron futbolísticos. Algunos hinchas aprovecharon el feriado y fueron al entrenamiento a insultar a los jugadores. Milito, capitán y referente de la historia, puso la cara y todo se calmó.

Comenzó agitada la semana para Independiente, que además de sopesar las tres derrotas al hilo en el comienzo del torneo debió afrontar en el primer entrenamiento que cuatro hinchas se acercaran a la práctica en Villa Domínico para insultar al plantel.

"Dejen de robar", "Devuelvan la plata" y "Pongan huevos" fueron los principales pedidos del reducido grupo de hinchas, que no pudieron ser identificados con la barra brava, según relata el diario Olé, pero colegas de "De la cuna al Infierno" señalan el regreso de la bandera de 2008 “poniendo + huevo de ganaba”. Molestos, Facundo Parra y Hernán Fredes intentaron enfrentarlos pero fue Gabriel Milito quien pudo calmar la situación.

“Es una situación desagradable porque estamos pasando un mal momento. Estamos mal y golpeados, pero hay que mantener la calma. Se sale con tranquilidad. Sabemos que esto genera intranquilidad. Estábamos ilusionados con un arranque distinto”, dijo luego a la prensa el capitán Rojo.

Y agregó que la gente “se pone nerviosa y expresa su disconformidad. Lo necesitamos. Hay que recuperar la confianza. La preocupación la tenemos todos. Queremos empezar a ganar y sumar puntos”.

Respecto a la continuidad de Ramón Díaz, afirmó: “Es una constante que cuando los resultados no se dan se ponga en duda al entrenador. Somos los responsables directos de estar ahí, nos metimos solos y seremos los responsables de sacarlo. Hay que seguir trabajando y corregir los errores”.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app