1
El infierno no está encantador, ni desde los resultados, ni desde los rendimientos y dentro del mal momento cualquier chispa se convierte en una amenaza para detonar el arsenal que se encuentra alojado en el vestuario de Independiente.

Así fue que tras el empate con sabor a derrota frente a All Boys se generó un incidente camino a las duchas que tuvo como protagonista a Roberto Battión, quien enojado por lo sucedido dentro del campo lanzó cuestionamientos referidos a la preparación del equipo. De no ser por la intervención de jugadores y colaboradores la situación hubiera empeorado ante el intento de reacción del cuerpo técnico encabezado por el Turco Mohamed.

En la práctica de ayer hubo charla por espacio de casi dos horas donde se sacaron los trapitos al sol y en la cual el jugador manifestó su disculpa por las formas y si bien las aguas se aquietaron a tiempo algo se rompió. Fin del encuentro ante All Boys. Jugadores que se juntan en el círculo central, saludan pese a que les remontaron un partido imposible y de a uno enfilan hacia el vestuario. Algunos se sienta en su box, otros permanecen de pie y un enojado Roberto Bastión que ingresa en llamas despotricando por lo sucedido. El episodio no hubiera pasado de una calentura de no haber sido porque en su discurso disparó dardos hacia la preparación física ya que argumentaba que no se podían sostener en igualdad de condiciones los encuentros ya que faltaban piernas.

Fueron segundos de calentura y sumado a las pulsaciones no tardó en llegar la réplica de un cuerpo técnico que también estaba en llamas. Por suerte hubo una pronta intervención de compañeros y auxiliares, lo que evitó cualquier agresión que se extendiera más allá de lo verbal y que hiciera de todo un escándalo mayor. Por lo sucedido Antonio Mohamed decidió suspender la conferencia de prensa para evitar un mal mayor contando con que el dato no se filtrara. Roberto Battión fue uno de los que salió a dar la cara después de tanto tiempo de silencio por parte del plantel y se lo notó muy tranquilo para haber vivido hacía minutos un hecho semejante. La cuestión es que el vestuario del Rojo dejó de tener la intimidad necesaria para los malos momentos y lo sucedido vio la luz por lo que ayer fueron necesarias dos horas para tratar de recomponer una situación complicada. En la misma cada uno dijo lo que tenía que decir ya que se sabe bien que no todos los jugadores comparten el mismo pensamiento, sucedió lo mismo ante la determinación de cortar el diálogo con la prensa, y allí Battión se disculpó por la manera en que dijo las cosas. ¿Seguirá en el Rojo?.

Diario Popular
Miércoles 27 de abril de 2011

Publicar un comentario

walterweimer@msn.com dijo... 30 de abril de 2011, 03:30

El preparador físico de Independiente trabaja por portación de apellido. Desde que está en el club no solo tenemos record de lesionados sino que no hubo un solo partido en el que no viéramos al plantel en los últimos 20' incapaz de levantar los pies del piso. Veamos a Quilmes, All Boys, Argentinos Jrs, Olimpo, corren hasta el último minuto de cada partido, los nuestros no pueden ni caminar.
Battión tiene toda la razón y dijo lo que todos vemos y nadie tiene huevos para decir.
Yo apoyé a Mohamed pero la verdad es que ganó una copa de leche por diferencia de gol y después no le ganó a nadie.
Y encima que no tenemos nada los dirigentes se hacen los guapos y cuelgan a Battión y a Mareque, dos de los pocos jugadores del plantel que son capaces de darle la pelota al que tiene la camiseta del mismo color.