2
Con un segundo tiempo brillante, Independiente aplastó a Peñarol por 3 a 0. El Turco movió el equipo en el descanso y los cambios ayudaron a que se jugaran los mejores 45 minutos de la era Mohamed. Se viene el Rey de Copas.

Independiente jugó un gran segundo tiempo, en el que pasó por encima a Peñarol, y en lo hecho en el vestuario por Mohamed está la explicación de un cambio tan radical respecto a una primera etapa para el olvido.

El Turco, que movió a Maxi Velázquez, mandó al Patito un poco más sobre la banda izquierda, abrió la cancha con Cabrera y mandó a jugar a Parra unos metros más arriba, le dio otro funcionamiento al equipo, que se encontró con un gol temprano y desacomodó todo el cerco defensivo que le había impuesto Diego Aguirre.

Durante los primeros 45' el conjunto uruguayo presionó en toda la cancha, no dejó espacios, fue sobre cada jugador del Rojo que podía generar juego. Defederico no estaba en su noche, Gracián se iba del partido y sólo el Patito encontraba desequilibrio en acciones individuales. Con la fuerza de Guillermo Rodríguez, algo de juego brusco en el medio y la gran presencia de Andrés Freitas, el Carbonero copó el medio y marcó atrás. Jugó de contra, sin inquietar demasiado, pero hizo su negocio.

Tanta presión fue insostenible físicamente en la segunda mitad, sobre todo cuando Facundo Parra, errático en la primera parte, se encontró con el gol al minuto de juego, tras una buena combinación con Gracián.

Los Aurinegros debían salir, pero Independiente le puso toque y por momentos baile al partido. El Rojo ganó control en el medio con el ingreso de Battión, y creció la figura de Pellerano en la marca. El ex Chicago rompió el maleficio con la red y clavó un golazo sacado de otro partido cuando puso un tremendo disparo abajo desde 35 metros, inalcanzable para Carini.

Casi sobre la hora Silvera le puso el broche al encuentro y un resultado más propio con el desarrollo de lo que se veía en cancha. Peñarol, totalmente abatido, se llevó tres de Avellaneda y ahora como la gran murga charrúa, Agarrate Catalina, que se viene el Rey de Copas.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Sergio dijo... 25 de febrero de 2011 a las 00:28

Saludos desde Girona, estuve escuchando, y viendo a ratos, el partido y la verdad: me gustó el Rojo de la segunda parte. Si seguimos por esa linea, no tendremos poblemas con el promedio, y en la Libertadores podemos llegar lejos.
AGUANTE EL ROJO!!!

La Caldera del Diablo dijo... 25 de febrero de 2011 a las 00:45

Como dijo el Turco... "hay que ganar el domingo"