0

Adidas y Nike animarán otro capítulo del enfrentamiento entre las dos empresas líderes del mercado de indumentaria en todo el mundo. Una vestirá a los españoles y la otra a los holandeses. Y entre las dos calzarán a los 22 protagonistas.

Las tres tiras o la pipa. La marca alemana o la estadounidense. Adidas o Nike. La final del domingo entre España y Holanda representará también un nuevo capítulo de la pelea entre los dos grandes monstruos de la industria de la indumentaria deportiva.

En realidad, el choque del Soccer City de Johannesburgo marcará la continuidad de una disputa que se inició incluso antes del comienzo del Mundial, cuando Adidas, Nike y también Puma salieron al mercado para vestir a los 32 equipos participantes.

El último capítulo se escribió apenas horas atrás, cuando Nike decidió recordar su apoyo a Holanda en la final con un comercial que propone al naranja como “el color de la locura”. Allí desfilan los futbolistas holandeses, que se muestran listos para dar la sorpresa y derrotar al favorito de la cátedra y las apuestas.

La sensación es que Adidas logró torcerle el brazo a Nike, al menos en Sudáfrica 2010. Comenzó prevaleciendo al acordar con 12 de las selecciones participantes, contra nueve de Nike y siete de Puma (cuatro de éstas, africanas). Y al contratar al seleccionado local, los Bafana Bafana, cuya camiseta amarilla con las tres tiras verdes inundó las casas de deporte y fomentó, cosa inevitable, el negocio de los fabricantes y vendedores truchos. Una camiseta oficial de la selección local se conseguía aquí a 600 rands (unos 80 dólares) durante el torneo, mientras que las otras se vendían a entre 200 y 400, según la calidad y el comercio. Ahora, por obra y gracia de la eliminación de los anfitriones y del inminente final, los precios -todos- bajaron alrededor de un 20 por ciento.

A Nike, en cambio, no le fue bien ni con su comercial estrella ni con la elección de sus seleccionados, aunque tener a Holanda en la final significa un repunte considerable. Esa pelea se traslada a Internet. La empresa de investigaciónde mercado Nielsen informó que el spot de Nike recibió cuatro veces más visitas que el de Adidas. Claro que el “Escribe el futuro”, dirigido por el mexicano Alejandro González Iñárritu y descargado en Internet por casi ocho millones de espectadores en su primera semana, quedará en la historia como el más nefasto en materia de anticipos.

Cristiano Ronaldo, Franck Ribéry, Wayne Rooney, Fabio Cannavaro, Didier Drogba y Robinho, sus actores estelares, se fueron del Mundial con más pena que gloria. Esa imagen de un Rooney avejentado, de barba y haciendo de canchero de un campo de juego por haber errado un pase, o la de Ronaldo imaginándose en una estatua antes de ejecutar un penal, habrán generado burla en muchos fanáticos, preocupación en Portland, en el cuartel de Nike, y satisfacción en Nüremberg, donde fijó residencia Adidas.

El otro gran actor de la final también generó sonrisas y satisfacción en ambas casas: la pelota Jabulani fue el producto más vendido en el Mundial (por unos 13 dólares se conseguía en Sudáfricca la versión original, pero mini), pero varias de las estrellas del torneo, incluso algunas vestidas por la marca como Messi, Xavi y hasta Diego Maradona, la criticaron ferozmente.

Diseñada en la inglesa universidad de Loughborough, Adidas pagó unos 60 millones de dólares para tener la pelota oficial, y espera vender más 20 millones de balones en todo el mundo. Esa relación entre Adidas y la FIFA se nota en otros rubros aquí en Sudáfrica: los miles de voluntarios que poblaron las nueves sedes lucieron el uniforme de pantalón buzo azul y campera verde con amarillo de la marca. Y el Balón de oro y el Botín de Oro a la figura y al goleador del torneo son dos distinciones auspiciadas por Adidas, uno de los sponsors oficiales de la Copa, y publicitadas en todos los medios.

Se trata de una pelea que no sólo se nota en la indumentaria de las selecciones, sino también en los botines de las figuras. Messi, que juega habitualmente con Nike en Barcelona y con Adidas en su selección, es el modelo del calzado F50 A diZero de Adidas. Y los pies de Cristiano Ronaldo -que viste Adidas en Real Madrid y Nike en Portugal-, calzan botines Mercurial Elite de la marca estadounidense.

Los dos goleadores del Mundial, que chocarán el domingo, jugarán también en la guerra de las marcas: David Villa usará Adidas y Wesley Sneijder, Nike. Uno de los dos, y una de las dos marcas, dejará feliz Johannesburgo.

Sergio Danishewsky
Diario Clarín, 9 de julio de 2010

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app