0
La selección Argentina volvió a ganar. 2 a 0. Y eso podría ser todo el comentario porque no pasó nada más que meter dos goles. No se jugó bien, tampoco hubo actuaciones individuales desequilibrantes, no se tuvo la pelota, no se preocupó demasiado al rival, y si bien Venezuela ya no parece ser aquel equipo al que se le metían cinco goles caminando, tampoco tiene tanto como para preocupar demasiado.

Milito grita su gol, el primero de la Argentina


Sin embargo, la verdad que fue un partido soporífero, de bostezo largo como los pelotazos que tiró Abbondanzieri todo el tiempo, a morir en ningún lado, o con suerte al lateral. Messi se enroscó en sí mismo, Tevez no llegó ni a eso, Riquelme caminó la cancha. Sólo la precisión de su pegada, y un hermoso cabezazo de Gabriel Milito, pusieron el uno a cero sin que la albiceleste haya hecho demasiado para ir ganando.

El conjunto de Richard Páez, que venía de vencer por 1 a 0 a Ecuador en Quito, quiso reaccionar y quizás en el tiempo que fue desde el tanto del Gaby hasta la definición del segundo de Messi, gracias a un latigazo que entró pegado al palo, fue el tiempo en que la vinotinto logró acercarse más.

El segundo tiempo sobró, y sólo nos regaló a los hinchas del Rojo el debut absoluto de Germán Denis.

El próximo partido de los players de Basile será el 17 de noviembre, frete a Bolivia en el Monumental.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app