0

En un partido áspero, trabado y con un final caliente, Independiente derrotó a Unión por 1 a 0 gracias a un zapatazo de Lucas Romero, al comienzo del segundo tiempo. El Rojo suma cuatro victorias consecutivas.


Independiente gana y goza de un momento donde la confianza y el cambio de mentalidad le juega a favor. Aún cuando los partidos parecen complicarse, cuando es necesario meter más que jugar y cuando antes en los momentos decisivos flaqueaba, ahora aparece la templanza y el carácter. 

No es el mejor del mundo, tampoco le sobra nada, pero pasó a ser un equipo con mayor previsibilidad y sabe aprovechar las ocasiones que tiene. 

En Santa Fe, un reducto siempre difícil, el Rojo que está vez vistió de negro, tuvo un primer tiempo discreto pero apenas comenzado el segundo fue Benegas a pelear, la pelota le queda a Lucas Romero y como viene le pegó un zapatazo que se clavó junto al palo del arquero Tatengue. Golazo y a cobrar para defender lo que tocaba y poder ampliar de contra. 

La salida temprana de Leandro Fernández, lesionado, le dio la chance a Nicolás Vallejo que rápido en la salida tuvo chances de aumentar. Benegas se transformó en un guerrero más que terminó con la cabeza ensangrentada mientras en tiempo. De descuento Batallini seguía peleando y hasta Elizalde debía mostrar sus garras para defender los tres puntos y la cuarta victoria consecutiva, contando el encuentro de Copa Argentina. 

Emiliano Penelas 
Invitame un café en cafecito.app

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app