0
En Avellaneda, Independiente volvió a jugar muy mal y  empató con Huracán 1 a 1. El gol fuera de contexto de Leandro Fernández nos hizo ilusionar sólo un par de minutos. Ferreyra se fue expulsado sobre el final y los jugadores salieron silbados. 


Un primer tiempo olvidable, donde solo destacamos la imprecisión y los pelotazos sin sentido. Independiente se cargó de pases mal dados, de lateralizar pelotas cuando no tocaba para atrás, y sólo inquietó (seamos generosos) con un par de pelotas paradas que no llegaron a inquietar al arquero de Huracán. El Globo, sin hacer mucho, hizo revolcar un par de veces a Milton Álvarez. 

Mientras la gente pedía "huevo" o algo que lleve a pensar que la noche podía mejorar, Falcioni salió a jugar el segundo tiempo con los mismos once. La respuesta era la misma hasta que Leandro. Fernández metió un zapallazo junto al palo de Chaves y salió a gritarlo con todo.

La alegría duró muy poco. Huracán, con dos cabezazos en el área, empató un par de minutos después y todo volvió a ser como antes. La noche negra de Marcone y Lucas Romero también contagió a los ingresantes Pozzo y Ferreyra, que en la última pegó un patadón y se fue expulsado. 

Una inmensa silbatina despidió al equipo  que no saludó a los hinchas.

Emiliano Penelas  

Invitame un café en cafecito.app

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app