0
En un partido intenso que se terminó jugando bajo un diluvio, Independiente y Boca empataron 2 a 2 en Avellaneda. Togni y Soñora los goles del Rojo, que se fue aplaudido por la entrega.


Comenzó mejor Independiente, con actitud y jugando en campo rival. El equipo se paró 433, con Togni, Roa y Batallini arriba, manteniendo presión alta y molestando a Boca en la salida. Veíamos mucha pelea del Saltita González, a Vigo subiendo por la banda derecha y a los tres de adelante rotando las posiciones constantemente. Sin embargo un error en defensa al cuarto de hora, con Lucas Rodríguez yendo sobre una pelota y llevándose puesto al delantero de Boca. El juez dio penal y Benedetto abrió la cuenta en la primera chance que tuvo la visita.

El Rojo sintió el impacto y lo que siguió fueron momentos de zozobra en los que casi se queda con diez cuando Insaurralde coqueteó con la expulsión. De a poco el Rojo pareció recuperar los ánimos, se adelantó nuevamente en el campo rival y llegó en un par de ocasiones hasta que a los 30 apareció Gastón Togni de arremetida en el área chica de Boca y tras un centro le metió un puntinazo para salir a gritar el empate. Sin embargo nuevamente Benedetto, cuando la etapa llegaba a su fin, apareció como nueve ante la pasividad de los defensores Rojos y volvió a adelantar al Xeneize para dejar otro impacto antes de que suene la campana.

Mientras los rayos asediaban Avellaneda y la tormenta parecía cada vez más cerca, Independiente se decidió a jugar más adelantado. Domínguez apostó al ingreso de Fernández y Benegas para finalmente jugar con delanteros y Boca perdió a Fabra tras ver la segunda amarilla. El Rojo seguía sin ideas pero las compensaba con actitud. Hasta que empezó a llover como si nunca lo hubiera hecho. El viento arremolinado y el agua que caía a borbotones comenzaron a inundar el campo de juego. 

A falta de cinco minutos, Boca ya no quería jugar más y el Rojo se jugaba el amor propio. Lucas Rodríguez llegó a tirar un buscapié y Soñora, que había ingresado hacía poco, la empujó entrando por el segundo palo. Apenas se vio entre la cortina de agua. Pero hubo más porque el público arengaba y el equipo iba, pero el agua ya frenaba la pelota y se hacía imposible jugar. Tello, en vez de dejar seguir los minutos que quedaban y terminarlo, decidió cortar a falta de dos y el partido estuvo suspendido un buen rato con discusiones varias sobre sí seguir o no. Ingresaron secadores, hubo grescas y todo resultó desprolijo para que luego se continuará el tramo final. El hincha premió la actitud del equipo con aplausos. La lluvia ya estaba parando. 

Emiliano Penelas 

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app