0

Independiente jugó un buen partido en Brasil, aunque se quedó un poco en el segundo tiempo y Santos aprovechó esos minutos para sacar la mínima ventaja y quedarse con la victoria. La serie está abierta, y se define en una semana en Avellaneda.

Primer partido oficial luego del receso para Independiente, frente a un equipo siempre duro como el Santos, que además viene con rodaje y que lo esperaba en su casa para abrir la llave de Octavos de final de la Copa Sudamericana. 

La primera sensación es que el Rojo hizo un buen papel, que tuvo un primer tiempo muy parejo y que en el segundo se quedó, le cedió demasiado la pelota y -otra vez- demoró mucho los cambios, sobre todo cuando se veía que varios ya no rendían como antes y hacían notar el peso del físico y la falta de fútbol. 

Además, tuvo un bajón notorio desde el arranque de la etapa, que terminó en lo que parecía premonitorio: el gol del local, que llegó a los 24 minutos luego de un rebote de Sosa (la gran figura del Rojo, no obstante) que empujó Kaio Jorge.

Luego pareció despertarse un poco el equipo de Falcioni, sobre todo con un par de jugadas de Roa o Silvio Romero, un gol que le anularon por un off side muy finito y un tiro libre sobre la hora que Joao Paulo le sacó al Capitán Rojo. El jueves que viene se definirá todo en el Libertadores de América, y el Rey de Copas sabe que solo le sirve ganar.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app