0

En una noche esquiva, Independiente empató con Platense en Vicente López con gol de Andrés Roa. Sin mucho, el Rojo propuso y fue más que el Calamar, y debió tener un premio mayor. Pésimo arbitraje de Abal.


La noche no fue buena. Independiente no hizo las cosas como las venía haciendo y por momentos hasta pareció retroceder un par de casilleros. Sin embargo, mereció más, fue el que propuso y manejó la pelota, aunque le costó llegar a concretar con peligro. 

Claro que también padeció el pésimo arbitraje de Diego Abal, quien primero no vio una clarísima mano en el área Calamar cuando la pelota sobrepasaba a Silvio Romero, y sobre el final del primer tiempo no dio un tremendo penal por foul a Fabricio Bustos cuando entraba en diagonal y lo partieron al medio.

Era buena la tarea de Andrés Roa, y muy pobre la de Palacios, que definió mal un pase del colombiano entrando por el medio y luego pierde una pelota infantilmente que derivó en la apertura del marcador por parte del local. Cómplice fue Thomas Ortega, al que primero sobrepasan sin problemas, y después pierde la marca ante quien llegaba claramente al área chica. 

Platense se encontraba con un gol sin haber hecho demasiado, pero por suerte el Rojo llegaría rápidamente al empate gracias a un remate desde afuera del área de Roa, la pelota se desvía levemente, y el buen arquero del Marrón queda mal parado. 

En el segundo tiempo Platense se conformó con el empate y ya no atacó, cediéndole la pelota a Independiente. Sin cambios, tampoco el equipo parecía refrescarse. Una llegada de Silvio Romero, enganchando bien pero definiendo mal apenas afuera, y un cabezazo a quemarropa de Barreto, sobre la hora, pudieron darle la victoria al Rey de Copas, pero no llegó. 

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app