0

Independiente superó a Huracán por 3 a 1 en el Ducó. Moya en contra, Silvio Romero y Domingo Blanco, los goles del Rojo, que se clasificó a los cuartos de final de la Copa de la Liga. 

Independiente sufrió, como siempre, como nunca. No jugó bien, no le sobró nada, pero le alcanzó y se le dieron los demás resultados que necesitaba para clasificar. La victoria ante Huracán lo pone en zona de eliminación directa, a un solo partido, y ahora arranca todo de nuevo. 

El cambio de actitud se notó en el comienzo del partido en el Ducó, con el equipo yendo a buscar arriba, con Alan Velasco movedizo y Bustos abriendo la cancha. El lateral llegó al fondo, tiró un centro y Moya, de arremetida, la empujó contra su arco cuando Meza no llegaba a cortar la pelota. 

Sin embargo, el gol lo hizo retroceder al Rojo, que se replegó demasiado como si no quisiera ir por más. Y sobre la hora, nuevamente, fue castigado de cabeza por el Globo, que con el empate lo dejaba afuera de la definición del torneo. 

En la segunda parte corrían los minutos y no pasaba nada. Hasta que Silvio Romero inventó una falta en el borde del área y el mismo Chino convirtió de tiro libre pegándole por abajo al primer palo del arquero. Más suelto el equipo, con una buena tarea de Lucas Romero en mitad de cancha, llegó el tercero en los pies de otro que tuvo una buena noche: Domingo Blanco. 

La victoria en Parque de los Patricios y el empate de Unión en Santa Fe lo metía adentro al Rey de Copas, que ahora se medirá con Estudiantes.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app