0

Independiente perdió los dos amistosos de la mañana del sábado ante Banfield. Con los tiempos lógicos de la puesta a punto y la prueba de jugadores, también dejaron cosas para analizar y aspectos a resolver por Lucas Pusineri.


No fue buena en términos de resultados la mañana de sábado en los dos amistosos que Independiente disputó ante Banfield en el Libertadores de América. Tampoco lo fue en el análisis del juego defensivo del Rojo, ya que en ambos encuentros se vieron errores similares. Sin embargo, algunas apariciones pueden presagiar cosas para mejorar a futuro, cuando se acercan las competencias.

Entre las cosas negativas, está claro que al equipo le duelen y mucho las pelotas cruzadas y el juego aéreo. No fue algo que pudieran resolver los juveniles Barreto o Asís en el primer encuentro ni los experimentados Barboza y Franco en el segundo, donde además volvió a quedar en evidencia la floja marca de Lucas Romero en el mediocampo.

Para valorar, sin dudas que la combinación de los juveniles que se dio más tamprano. Alan Velasco, figura, pide titularidad en el comienzo de las competencias. Junto a él, buenas apariciones y combinaciones colectivas de Nicolás Messiniti y Lucas González, junto al Chaco Martínez. Hay una base para construir recambio y futuro.  

Entre los experimentados, la reaparición de Pablo Hernández, jugando los 80 minutos, manejando la pelota y siendo eje del equipo. Su recuperación es sin dudas el mejor refuerzo de cara a lo que viene. Alexis Roa tuvo buenas apariciones, y supo asociarse al Tucu. El resto, los que están bajos de nivel la diferencia es notoria desde lo físico y lo futbolístico. 

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app