0
En el debut de Beccacece, Independiente derrotó a la Universidad Católica de Ecuador por 1 a 0 por el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana, con gol de Pablo Hernández. Ahora irá a buscar la clasificación a la altura de Quito. 





Bajo una lluvia constante, en una noche de frío, con el campo de juego aguantando pero mostrando mucha agua en todos los sectores, a Independiente no se le hizo fácil la noche ante la Universidad Católica del Ecuador, sobre todo para abrir el arco a un rival que con el correr de los minutos pareció conformarse con no recibir goles y esperar la vuelta en la altura de Quito.

El primer tiempo del Rojo fue flojo, pese a insistir no lo hizo tantas veces por derecha, donde Pizzini tomaba decisiones más criteriosas que Cecilio Domínguez, cansado de chocar con su marcador. Poco de Benítez en una cancha que se mostraba ideal para su velocidad, y mucho aporte de Sánchez Miño para comandar.

En el segundo tiempo el Rojo salió con otros bríos y ahí sí salió a llevarse por delante al rival. Nicolás Domingo fue la figura excluyente de un equipo que también se consolidaba con los avances de Bustos y una gran combinación entre Cecilio y Hernández, que entrando como centrodelantero empujó al gol y marcó el único grito en la noche de Avellaneda.

Mereció más Independiente, entró muy bien el chico Lucas González, pero no pudo sumar una diferencia mayor para ir más tranquilo a la revancha, la próxima semana.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app