0
Con garra y corazón Independiente derrotó a Atlético Tucumán en un partido que tuvo de todo: expulsados, penales errados y emoción hasta el final. Pasó el Rojo 2 a 0.

Partidazo de Copa, así se juega, así se gana, así se sufre... Hasta el último minuto, se vibró y respiró fútbol entre Independiente y Atlético Tucumán por la Sudamericana.

Arrancó con todo el Rojo, gran movilidad de Benítez y un golazo de Leandro Fernández presagiaban una noche más tranquila. La apuesta de Holan por un equipo audaz, poca marca pero mucho despliegue daba resultados pero quitaba marca en el medio. Benítez lo tuvo en el último minuto y casi sella el partido en ese primer tiempo.

Un árbitro muy permisivo con las faltas expulsó a Tagliafico apenas iniciado el segundo tiempo, y ahí debió reorganizarse el equipo. Curiosamente, el ingreso de ñl Torito ordenó el medio, y creció notablemente la figura de Domingo.

Lo tuvo Fernández para liquidar de penal... Tapó Luchetti y en el rebote, con el arquero caído, Leandro la tiró a la tribuna visitante. El peor momento de Independiente hizo crecer a su rival, que tuvo un penal a favor, que sólo vio el juez al confundir una mano de un jugador tucumano por una de un defensor.

Como enmendando su error, Cunha hizo patear nuevamente la falta y Campaña se convirtió en héroe tapando el gol que hubiera sellado el destino de Independiente. Destino que marcó Benítez con otro golazo a pocos minutos del final, para desatar la locura y la alegría de los hinchas Rojos. Para el final quedaría otro expulsado para los tucumanos, pero a esa altura era cosa juzgada.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app