2
Independiente fue ampliamente superado por racing, que le ganó 3 a 0 pero pudieron ser más. El resultado pone en jaque a Milito. 

Sin atenuantes, así cayó Independiente en el Inodoro, goleado por un racing que desde el comienzo fue a buscar el partido y convirtió a Campaña, pese al resultado, en uno de los responsables de que el papelón no haya sido mayor.

Inexplicable fue la a formación del Rojo, que no tuvo actitud para remontar las historia y solo llegó una vez con peligro al arco rival, cuando Denis cabeceó un centro sobre el filo del primer tiempo, ya en desventaja.

Sin hacer cambios en el entretiempo, racing pegó dos veces al comienzo del segundo, cuando las variantes de Milito ya eran inocuas. Lo que quedó del partido fue un monólogo de la academia y un triste deambular de un Rojo sumiso e inexpresivo.

Además del arquero, solo el amor propio del juvenil Barco se salvó esta noche. El planteo, el juego y las estrepitosa caída hacen pensar en sí el DT seguirá al frente del equipo mucho tiempo más.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 27 de noviembre de 2016, 23:11

Amanda dice:
Estoy ansiosa esperando las frases literarias de Milito explicando filosóficamente su antológico fracaso.

Anónimo dijo... 28 de noviembre de 2016, 00:50

Es difícil creer que estos jugadores tengan salarios altísimos, es preferible perder, pero con jugadores del club y con contratos acordes a una Institución hiper endeudada.