0
Jesús Méndez, por dos faltas tontas, se terminó yendo expulsado por doble amonestación antes de finalizar el primer tiempo, y dejó al Rojo con diez para el segundo. 

Siempre juega al límite, siempre al filo del reglamento, la patadita suave, sin mala intención pero permanentemente bajo observación. Jesús Méndez volvió a ganarse dos amarillas tontas (la primera, quizás inmerecida) y dejó al Rojo con uno menos para todo el segundo tiempo.

Seguramente el volante será reprendido por Almirón, y merece una reflexión sobre su estilo de juego.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app