1
En una conferencia de prensa dura y realista, el técnico de Independiente dejó en claro que los problemas dirigenciales afectan al plantel, aunque no quiso desentenderse de que el equipo está jugando mal. "Hay que ponerse los pantalones largos", afirmó.

"Estoy caliente. No jugamos bien. Una vez que nos llegaron nos empataron", comenzó diciendo Omar De Felippe, en lo más liviano que diría en una conferencia de prensa muy caliente tras el empate de Independiente y Almirante Brown en el Libertadores de América.

"Les comenté en la semana que algunos chicos no están bien, sin confianza, eso se nota. Hay jugadores que son fundamentales, que si no rinden el equipo no juega. Y todo influye. A las cinco de la tarde no sabíamos si íbamos a jugar. Marco la realidad. No nos podemos esconder. El entorno no es fácil. Ahora hay que ponerse los pantalones largos y resolver las cosas. Es un quilombo", aseguró el entrenador, sin eufemismos.

"¡Qué carajo estamos esperando para juntarnos y mejorar! Pero esto es lo que hay, lo tenemos que mejorar. No es fácil para nosotros. ¿Les voy a pegar a los jugadores? No, con estos jugadores voy a pelear el ascenso. Pero no es fácil. Se va a complicar mucho si no nos ponemos los pantalones largos. Yo entiendo a la gente que putea", agregó De Felippe.

"Es imposible aislar al equipo de lo que se vive en el día a día. Ustedes ven la realidad. No había redes para los arcos... Desde nuestro lugar tratamos de ponerle el pecho. Esto es contagio y hay que seguir insistiendo con estos pibes. Estamos en zona para ascender, pero da bronca. Dependemos de nosotros, eso está claro. Aunque el equipo no juega como uno pretende. Siempre exigimos lo máximo. Tampoco ligamos, y cometimos errores graves en la definición. Hay que sumar para que los pibes se suelten y podamos meterla. Les dije a los jugadores que no se fijen en lo que está pasando, pero no es fácil", continuó el entrenador. 

"Creo que hay jugadores que no están en el nivel que estaban, y dos o tres en este equipo se sienten mucho. Por ahora dependemos de nosotros, está claro, aunque el equipo no está jugando como pretendemos, eso es evidente", analizó De Felippe.

Consultado por el estado del campo de juego agregó: "La cancha estaba en malas condiciones para los dos. No quiero echarle la culpa de lo que no hacemos a los demás. El problema es nuestro. En muchos partidos cada duda es un gol de los rivales".

"Soy realista, lo que nos toca es esta realidad, la que ven en la cancha. Son las cosas que están pasando, tratamos de mantener la tranquilidad. Los jugadores saben todo lo que pasa. Pero estos chicos pasaron por muchas cosas, y no tienen que ver con la plata. El orden de las cosas hacen que las cosas anden bien. Nosotros nos desordenamos en una jugada y nos empataron".

Por último, consultado sobre cuál era su límite, respondió: "Hay cosas que las tienen que resolver los dirigentes, yo tengo un límite y trato de hacer mi trabajo bien. Esta es nuestra realidad de hace mucho tiempo, necesitamos una caricia".

Publicar un comentario

yooooo dijo... 15 de abril de 2014, 12:16

Hola un gusto saludarle,

He visto su sitio y lo encuentro atractivo me gustaria intercambiar enlaces por medio de un articulo de calidad relacionado a la tematica de su sitio, si es de su interes por favor contacte conmigo para mas detalles.

Mary,
Un saludo

Invitame un café en cafecito.app