0
El delantero convirtió sus primeros goles y dice que volvió a Independiente para regresar a Primera.


Comienza a sentir menos pesada la mochila. Empieza a comprender que es posible espantar los fantasmas que acechan desde hace unos meses a Independiente. Facundo Parra puede decir que su apuesta por regresar al club, en el momento más delicado de su historia, fue una determinación acertada. Optimista por naturaleza, quizá sea una virtud que distingue a los goleadores, el héroe del éxito por 2-1 ante Sarmiento de Junín, no duda a la hora de hacer evaluaciones de cara al futuro y asegura que el retorno a la máxima categoría es un objetivo concreto, aunque sabe, también, que el camino será de lo más espinoso.

Fue una jornada especial para Parra, por sus primeros goles en el ascenso para los Rojos, por volver a darle a Independiente un éxito en su cancha después de 127 días y por comenzar a sentir que la elección de volver de Europa [estaba en Atalanta, de Italia], no fue una locura. Porque todo comenzó mal para el club de Avellaneda, que hasta se vio obligado, en un puñado de fechas cambiar de entrenador. Pero se fue acomodando todo y ahora el goleador sueña a lo grande.

- ¿Cómo estás viviendo este momento de Independiente?
- Recién arranca todo esto y teníamos por delante una cantidad de partidos que debíamos ganar sí o sí. Y en lo personal me siento bien, estoy mejor. Creo que en el último partido se pudo ver que estoy mejorando y los goles ayudan para seguir creciendo.

- ¿Qué te pasa al ver que ahora están jugando en el ascenso y hace dos años ganaste una Sudamericana con el club?
- Sin duda que no es el mejor momento de la institución. A nivel futbolístico hemos sufrido mucho y la gente no está contenta. Pero la idea que tenemos, por eso volví, por eso estoy acá, es lograr el ascenso, y lógicamente se necesitaba una adaptación a la categoría. Y eso implica que todos estamos involucrados. El equipo, los dirigentes, la gente... todos estamos en ese proceso y a medida que pasan los partidos se va acomodando el ánimo. Estamos mejorando en todos los aspectos y queremos sumar en la tabla para estar lo mas alto posible.

- Sin evaluar las capacidades de Brindisi y De Felipe, ¿era necesario cambiar y tener un entrenador que conozca muy bien la categoría?
- El tema de Omar [De Felippe] con la categoría es real. La conoce muchísimo. Cada vez que enfrentamos a un rival, conoce a todos los jugadores, porque o los tuvo o ya los enfrentó varias veces. Entonces, sabe cómo juegan, cómo se mueven, las características de cada uno. Es un conocedor de la categoría y ha dirigido a muchos equipos con los que hizo las cosas bien y hasta logró ascensos. Por eso me parece que en ese aspecto es muy bueno. Y te puedo decir que, como un tipo que ha jugado antes en esta categoría (con Chacarita desde la temporada 2004 hasta 2009), es bueno conocer bien la B Nacional. Por eso también quise volver y darle una mano al club.

- ¿Es necesario que la gente de Independiente comprenda que eso del paladar negro que los identificó a lo largo de la historia en esta categoría tanto no sirve?
- Nosotros tratamos, ante todo, el tema de la actitud. Eso no se puede negociar. Hay que tratar de estar en sintonía, correr mejor la cancha, estar en ritmo, ocupando los espacios que cada uno tiene que ocupar. Después, lo de jugar bien, se puede lograr, porque este equipo tiene buenos jugadores, que son del gusto de la gente. Lo primero que teníamos que hacer era correr bien la cancha para salir de la situación en la que estábamos, ahora hay que empezar a jugar.

- ¿Qué sentís que debe corregir Independiente para terminar de despegar?
- Vamos ganando en muchas cosas. Fuimos ganando en actitud y en correr mejor la cancha. Hoy es un equipo el nuestro que mete en todos los sectores del campo, por más que por momentos se juegue bien y en otros no tanto. Por cada jugador del rival habrá uno nuestro. Entonces, a partir de este momento que comprendimos eso, ahora nos tenemos que ocupar del tema futbolístico, porque todavía no estamos en nuestra mejor versión. Me parece que el equipo da para más y nosotros somos conscientes de eso.

- Entonces, ¿se puede jugar bien en esta categoría?
- Siempre. Yo soy de la idea de que tranquilamente se puede jugar bien. En especial, cuando los campos están bien. Lógicamente que hay algunas canchas en las que es más difícil poder hacerlo, por la condición de los campos. Pero nosotros, de local, donde las dimensiones son amplias, y conocemos bien cada centímetro, tenemos todo dado para hacer un buen fútbol.

- ¿El ascenso argentino le permite al jugador crecer?
- Es una categoría que creció muchísimo, no es la misma que en la época que me tocó jugar a mí en la B Nacional. Hoy está todo más parejo. Hoy hay equipos en la B que podrían medirse de igual a igual con los de la primera división. Así que me parece que es una categoría que es totalmente respetable y que te permite crecer como futbolista.

- ¿Qué imaginás de acá al final del torneo para Independiente?
- Siento que va a ser durísimo, que tendremos varios partidos de sufrimiento, porque nosotros somos así. Se nos hace todo cuesta arriba. Pero confío en que el equipo va a andar bien, que va a seguir creciendo y que va lograr el objetivo propuesto desde el comienzo del torneo. Me veo en junio ascendiendo y festejando con mis compañeros por devolver al club a la primera.

Diego Morini
Canchallena.com

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app