0
Independiente volvió a jugar mal y mostró mas de lo mismo en el debut de Omar De Felippe en el banco. El 0 a 0 ante Independiente Rivadavia dejó mucho trabajo para el nuevo entrenador.

Nada cambió, excepto el nombre de quien condujo al equipo. Evidentemente a De Felippe el tiempo no le alcanzo ni para modificar la moral y la entrega de los jugadores de un Independiente que sigue mostrando el peor fútbol imaginable.

Sin conexion en ninguna linea, ni juego asociado entre los encargados de crear, el equipo se repitió en sus falencias ante Independiente Rivadavia, un conjunto modesto que se fue tranquilo con el 0 a 0.

Quienes perdieron la calma fueron los hinchas del Rojo, que pese a llenar nuevamente el Libertadores de America aun no han visto ganar a su equipo en las tres presentaciones como local, y lo que fue aliento al principio termino nuevamente en silbidos a la hora de la despedida.

De Felippe tiene el crédito abierto, pero la realidad es que necesitara trabajar y mucho para que este Independiente juegue a algo distinto y se muestre como el candidato que su historia le reclama.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app