0
En un partido con poco brillo, Independiente jugó mal en Córdoba y sufrió ante Belgrano. Mañana, cuando juegue Argentinos, sabrá si el 0 a 0 fue buen negocio. 

Independiente visitaba un colmado estadio Kempes con el ansia de seguir en la buena racha ante Belgrano y continuar sumando puntos para acercarse a Argentinos Jrs. Sin embargo, la parada era difícil ante un rival bien equilibrado, que es uno de los tres equipos que más sumó en la temporada y buscando asegurar su ingreso a la Copa Sudamericana.

El primer tiempo fue muy mal jugado, con poquísimas situaciones de gol, y las más claras las tuvo el Pirata en los últimos cinco minutos. El descanso no le vino mal al Rojo, que debía reacomodar filas y pensar en un planteo más ofensivo.

Sin embargo, el complemento seguiría ofreciendo más de lo mismo, con Independiente tirado atrás tratando de salir de contra y Belgrano animándose cada vez más, sobre todo entre los 30 y 40 minutos, cuando César Pereyra impactó el travesaño y el equipo de Zielinski inclinó la cancha contra el arco del Ruso Rodríguez.

En Independiente mientras salía Mancuello, de floja tarea conteniendo los avances de Melano, y se iba lesionado Morel Rodríguez. El Malevo Ferreyra, que había ingresado por Mancuello, hizo su mejor avance por la izquierda y desbordando puso un centro atrás para el juvenil Eloy Rodríguez, que tuvo la más clara de Independiente (la única, quizás) frente al arco de Olave.

El 0 a 0 dejó un sabor extraño, que por las circunstancias previas y el desarrollo del partido sabe a puntazo, pero que en la situación actual del Rojo tiene poca trascendencia. Ahora, la mirada estará puesta en lo que mañana hagan Estudiantes y Argentinos Jrs., que ahora está a dos puntos de Independiente.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app