0
Independiente sumo su cuarto partido sin ganar, y aunque corto la racha de tres derrotas consecutivas, jugo un pobrisimo partido ante Unión.
Sin patear al arco no pueden ganarse partidos. E Independiente en 90 pauperrimos minutos apenas inquietó a Limia en un par de oportunidades, de media distancia y sin demasiado riesgo real de conseguir un gol.

Como el Tatengue dio tambien una clase de como no querer ganar, el 0 a 0 que termino redondeando la tarde noche en Avellaneda fue el castigo perfecto para estos dos rivales y sus sufridos hinchas.

Pero lo de Independiente es preocupante. Por lo que viene, por cómo se desarrolla el torneo y por el panorama desolador de un equipo que abusa del pelotazo, no demuestra ideas en ataque, carece de armadores y esta lleno de errores defensivos.

Nadie se salva del escarmiento que hoy dejó un puntito triste, y los silbidos que despidieron al equipo fueron sentencia de disconformidad.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app