0
Gio se fue con el ojo en compota, Teo en taxi tras haber sacado un arma de juguete y amenazar a sus compañeros y Basile dijo "las pelotas sigo". Ah, los muchachos del Rojo le mandaron la pelota firmada al "carón" colombiano...

Clásico caliente, clásico en el infierno, pero mucho más en el vestuario blanquiceleste, que terminó el partido con nueve hombres tras las expulsiones de Aveldaño y Teo Gutiérrez, un jugador siempre polémico y bravucón, ahora fuera de sus casillas incluso frente a sus propios compañeros.

Sucede que al "carón" (así le habría dicho a Pezzotta, algo así como "sinvergüenza" o "descarado") en el vestuario se le fueron todos al humo y no tuvo mejor idea que sacar un arma. Los demás players del Coco llamaron a la policía y un fiscal constató que se trataba de una de paintball. Sin embargo, el resto del plantel no aceptó que el jugador se subiera al micro con ellos, y tuvo que irse en taxi del Estadio.

Además, minutos antes el plantel del Rojo le firmó y envió una pelota dedicada especialmente para el delantero, que en la semana dijo que soñanba con llevarse el balón por hacer tres goles en el clásico.

Teo en compota, el Coco empelotado
No sólo Gutiérrez tuvo problemas, sino que según trascendidos, Teo Gutiérrez se fue de la cancha con un ojo en compota gracias a un golpe de otro compañero. Al dejar el Libertadores de América, Basile sólo alcanzó a decir: "Las pelotas sigo..."

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app