0
Detrás de la adrenalina, racing e Independiente esconden el duelo entre sus entrenadores, Diego Simeone y Ramón Díaz; de aquel 2-2 entre River y San Lorenzo a la controvertida sucesión en el Ciclón.

Queda como un duelo detrás de otro. Allá, debajo de la espuma que racing e Independiente generan en la superficie, como en el fondo de un laguna. Puede verse desde la orilla. También de frente. Nadie puede negarlo. Existe. Ellos lo saben. Si hay opuestos que se atraen, ellos, por gestos, actitudes y pareceres, se ubican en los polos. Son Diego Simeone y Ramón Díaz. Reúnen tantos puntos en común como señales que los separan. Hay, como en toda cuestión barrosa, un desafío íntimo.

Empezaron a mirarse de reojo en un recordado River vs. San Lorenzo, por la Copa Libertadores 2008. Fue un 8 de mayo cuando el Ciclón, dirigido por Díaz, eliminó a los millonarios con un 2 a 2 que trascendió el calendario. River ganaba 2-0 y, con dos jugadores más durante un buen rato por las expulsiones de Diego Rivero y Jonathan Bottinelli, no resistió. El equipo azulgrana se clasificó con la igualdad como visitante y, entre declaraciones cruzadas, más allá del respeto por la querida banda roja, Ramón -reconocido por la gente en Núñez- sonrió en la intimidad. El traspié fue una marca que el Cholo no pudo quitarse ni con la conquista del Apertura 2008.

Son tan distintos que uno ni mencionó una palabra sobre el clásico: Simeone. Es más, cuentan que, buscado por la prensa, soltó una frase. "Mejor que hable él...". Ramón no pudo contenerse. Sintió cosquillas en el pecho y, tras la caída de Independiente en Ecuador, ante Liga de Quito (2-0), por la Copa Sudamericana, le respondió a Teófilo Gutiérrez, que dijo verse el domingo contando la plata por una apuesta con su compatriota Giovanni Moreno.

"Le recuerdo que mire las estadísticas de este equipo y de este entrenador. La mía es una respuesta tranquila e inteligente, hay que tener cuidado con lo que se dice [...] Le pregunté al presidente Comparada (Julio) cómo venía en los clásicos y me dijo que de 14 perdió dos; y yo también de 18 sólo perdí dos", dijo el DT de los Rojos.

Otra vez vuelve el pasado. De repente, brusco y seco. Ahora el calendario se detiene en abril de 2010. Frena, de un golpe, en el Nuevo Gasómetro, en el banco de suplentes que dejó Simeone, después de una floja campaña, y en el que asumió... ¡sí...! Ramón. Poco menos de un mes después, tras el interinato de Sebastián Méndez, el riojano volvió al club con el que ganó el Clausura 2007.

Por entonces, hubo una frase de Díaz que descolocó a Cholo, que, a partir de entonces, mira de costado a su colega. "Vamos a armar una estructura nueva [...] San Lorenzo nunca más va a hacer una campaña como la que hizo anteriormente". Además, el Pelado, de manera indirecta, criticó la preparación física del plantel, algo parecido a lo que hizo en Independiente, tras la renuncia del cuerpo técnico encabezado por Antonio Mohamed.

Quedan otros condimentos entre ambos. Por ejemplo, Simeone, apegado a las estrategias y a un profesionalismo en extremo, es un confeso hincha de la academia y, cuando volvió de Europa, decidió retirarse con la camiseta celeste y blanca. Fue en el mismo club en el que debutó como entrenador (ver aparte). Tiene la gran oportunidad para llevarse un envión anímico en la persecución a Boca, el líder, con una ventaja de cuatro puntos. Díaz, el de las declaraciones irónicas y picantes, tiene que congraciarse con la gente. Independiente no repuntó con su llegada: acumula tres derrotas y una victoria, entre el torneo local y la Copa Sudamericana.

Fueron grandes futbolistas. Cada uno a su modo, como un aguerrido volante o un potente goleador, dejó una huella en el seleccionado argentino y en Italia. Como DT fueron campeones con River y se hicieron notar en San Lorenzo, entre otros clubes. Simeone y Díaz, entre algunos puntos en común, se cruzan en el partido que marca una nítida frontera.

LA SEGURIDAD, EN FOCO
La tormenta institucional no para en los Rojos

El clásico ante Racing, una vez más, tomará la temperatura entre la gente de Independiente y los dirigentes. Mucho más después de la tumultuosa asamblea, con insultos al presidente Julio Comparada, en la que anteanoche se aprobó el balance de la temporada 2010/2011 con un pasivo de 190.000.000 de pesos (algo más de 46.000.000 respecto del ejercicio anterior), entre la defensa del oficialismo y los reproches de los opositores.

Según informó el Coprosede, el operativo de seguridad reunirá 1200 policías, el estadio de Racing se abrirá a las 14 y habrá derecho de admisión. Además, se estudia una custodia especial en las instalaciones de Independiente por las últimas manifestaciones de los hinchas hacia la comisión directiva.

Varios sectores de los socios de Independiente siguen con una consigna para las elecciones de diciembre: "Comparada nunca más".

Cholo: aquel debut...
Como entrenador, Diego Simeone debutó en racing y justo contra Independiente: el 25 de febrero de 2006, los Rojos se impusieron por 2-0. Un torneo atrás, en el Apertura 2005, como jugador, Simeone tampoco celebró: Independiente ganó 4-0.

Un claro mensaje de Ramón
Aunque el clima en Independiente no es el mejor, Ramón Díaz siempre tiene una ocurrencia. En este caso, quiere un premio para el plantel. "Se me escapó Comparada (Julio, el presidente) pero mañana (por hoy) va a comer con nosotros... Tengo una idea, pero vamos a ver qué pasa", dijo.

Pillud igual juega
Pese a una sobrecarga en el aductor izquierdo, Iván Pillud será titular en racing.

Espera a Pato
Pese a una molestia en la rodilla izquierda, Patricio Rodríguez volvería en los Rojos.

Francisco Schiavo
Diario La Nación, sábado 1 de octubre de 2011

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app