0
Tanto el arquero como el volante, que se quedaron entrenando en Domínico, dicen que es necesario ganar el clásico "para descomprimir" y tomarlo como "el partido del año".

“Que venga el clásico está bueno porque si se gana, se puede calmar la situación y pensar en otra cosa. Si pasa lo contrario, estaría difícil. Hay que encarar ese partido como el partido del año. Si hacemos un buen juego y lo ganamos será muy bueno para ganar confianza”, dijo Fabián Assmann tras la práctica en Villa Domínico, bajo las órdenes de Sebastián Rambert.

Para el arquero, “este racing es el mejor que me toca enfrentar”, aunque reparó en que los clásicos “son partidos aparte. La rivalidad entre la gente, son muchas cosas en la balanza y va a ser fundamental que lo ganemos”.

“Me tocó estar en Independiente en torneos en los que no nos fue bien y la gente te lo hace notar y se te hace difícil el día a día. Es un club grande y si no te va bien no podés salir tranquilo. Uno se tiene que acostumbrar y hacerse fuerte mentalmente. No hay que prenderse en el juego de ellos”, admitió el uno.

Por su parte, otro de los que no viajó a Ecuador por la Sudamericana, Cristian Pellerano, tuvo conceptos similares. “Son semanas especiales, hay que disfrutarla y tratar de ganar para calmar las cosas; además, un triunfo ayudaría mucho en la parte anímica”, explicó.

El mediocampista, que vistió ambas camisetas, agregó: “A nosotros no nos están saliendo bien las cosas y ellos tienen una buena cantidad de puntos, pero todos los partidos son aparte y el que se equivoca pierde; puede pasar cualquier cosa”.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app