0
El zaguero, clave para el DT Batista, aceptó que la Selección aún debe crecer: "hay cuestiones colectivas que debemos superar entre todos"; además, agregó: "Hace mucho tiempo que no hacíamos encuentros competitivos".

Siempre pareció más grande que su edad real y por eso no extrañó que debutara en la primera de Independiente con 17 años, como lateral izquierdo, contra Ferro y con el N° 28 en la espalda. Desde entonces y hasta hoy lo acompaña un tic: con sus dos dedos pulgares hacia abajo recorre el elástico del pantalón corto, una, dos, varias veces, hasta acomodarse la camiseta. Pero Gabriel Milito tiene otra costumbre más importante: no se esconde, no se engaña ni esquiva la autocrítica. "A veces los partidos se dan de cierta manera y no pudimos imponer nuestro juego en los dos primeros. Hay partidos que salen mejor y otros peor, y a veces no se le encuentra la vuelta para encararlos. Eso nos pasó con Bolivia y Colombia. Hace mucho tiempo que no hacíamos partidos competitivos", explicó el zaguero, de 30 años, con fuerte ascendente sobre el grupo. Un hombre esencial bajo la mirada conceptual de Batista.

En declaraciones a AM 630 Espn Rivadavia, el Mariscal aceptó que el triunfo con Costa Rica descomprimió una tensa situación: "Estamos un poco más tranquilos por haber conseguido el objetivo de pasar a la siguiente rueda". Pero avanzó con la morada crítica: "En Europa la actividad terminó hace 45 días y, si bien entrenamos mucho, nos faltó llegar con un poco más de competencia. Los primeros rivales nos supieron poner en problemas y no supimos buscarle la vuelta".

Con 41 partidos en la selección, tras debutar de la mano de Marcelo Bielsa en 2000 (2-0 vs. México), Milito amplió su análisis: "Después de los partidos, se analizan las cosas independientemente de los resultados. A veces cuando se gana también hay cosas para mejorar y corregir. Está el análisis más importante que es el del técnico, y a veces en lo individual también hacemos autocríticas. Aunque ganamos el último partido, en los tres hubo cosas para corregir", admitió el referente.

"Contra Colombia quise darle una pelota a Romero, me quedó corta y casi nos cuesta un gol. Ese es un error personal. Pero hay cuestiones colectivas que debemos superar entre todos", agregó el zaguero culé, que en la Copa tuvo flojas producciones. En 2011, antes de este torneo, apenas jugó 15 encuentros, 11 en Barcelona y cuatro con la selección. Y en los cotejos con el equipo de Guardiola, sólo seis veces completó los 90 minutos. De todos modos, se mostró confiado: "Llegue a la Copa muy bien, preparado para competir en alto nivel. Me siento bien, en el equipo fuimos todos de menos a más y esperemos seguir así. Nuestra meta es Uruguay. Es un partido clave. Para pasar a la siguiente rueda todos debemos estar en un buen nivel".

Milito explicó la propuesta de la Argentina: "A la hora de atacar, los defensores somos los primeros en saberlo hacer. Si a los delanteros no les hacemos llegar bien la pelota, no van a producir buen fútbol. En la defensa pasa lo mismo, pero a la inversa. Somos un equipo y dependemos del compañero".

Amigo de Messi, la Pulga apareció en la charla: "Sé muy bien como es Leo fuera de la cancha. Tengo la suerte de conocerlo y sé del deseo que tiene por ganar cosas con la selección. Si bien consiguió los Juegos y el Mundial Sub 20, le falta y quiere ganar más cosas. Pero esto es fútbol y a veces las cosas no salen como queremos. Quiero que a Leo le demuestren el cariño, como en Córdoba. Así, él se va a sentir mejor y más cómodo. Duele cuando se pone en tela de juicio lo que sentimos por la camiseta. Algunos dicen que Leo no canta el himno, pero eso no quiere decir que no sienta la camiseta. Yo se que él está orgulloso de ser argentino" ¿Y la remanida comparación con Barcelona? "Argentina siempre tuvo muchos estilos; ganamos mundiales con dos técnicos diferentes. Barcelona tiene un sólo estilo hace años. Tiene un criterio unificado desde la primera hasta los más chicos. Todos igual. En Argentina eso no pasa".

Ni en el final eludió las críticas. "Estamos acostumbrados; como cualquier ser humano preferimos que se hable bien antes que mal, pero cuando las cosas salen mal somos los primeros en darnos cuenta", asumió Milito. El mejor antídoto para no engañarse.

MILITO
3,66 es el promedio del zaguero: Bolivia (4), Colombia (3) y Costa Rica (4). No logra imponerse con autoridad en el uno contra uno. Falla en algunas salidas, habitualmente una virtud.

DIXIT
"Leo necesita sentir el cariño. Con Barcelona, cuando salimos por el mundo, es al que le piden más autógrafos y el que más admiración provoca. Quiere sentir eso también en su país"

"A Tevez lo conozco hace muchos años. Compartí mucho con él. Hizo muchos méritos para estar en la Selección. Nunca hubo una cuestión del grupo contra él. Nada que ver"

LA HORA DE CALIBRAR A URUGUAY
"Con Uruguay es un clásico. Pero, también, la realidad: comenzamos a medirnos con los mejores. Respetamos a todos por igual y los conocemos a todos. Es un buen equipo, tiene muy buenos jugadores. Defiende bien y tiene jugadores poderosos en ataque. Es un rival fuerte y hay que tener cuidado. Creemos en nuestras posibilidades, tenemos un buen equipo y tenemos todas las opciones de pasar a la siguiente rueda"

"Forlán tiene una trayectoria que habla por sí sola. Tuve la suerte de jugar con él en Independiente. Es un delantero de mucho cuidado, es un jugador completo, le pega bien con las dos piernas, es rápido, inteligente. Ya los conocemos y sabemos a lo que nos vamos a enfrentar"

Fuente: Canchallena.com

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app