0

El plantel de Independiente arribó a Guayaquil alrededor de las 21.30 de nuestro país. Más de dos horas después recién se solucionaron los problemas migratorios Jairo Castillo e Iván Vélez.

Saliendo en vuelo charter, el Rojo buscaba tener un viaje menos complicado que en su última visita al Ecuador. Sin embargo, el arribo del plantel a Quito no fue como se esperaba.

La llegada se produjo a las 21.30 de la Argentina (dos horas menos en Guayaquil), y mientras esperaban por las combis del hotel Hilton Colón, los sorprendió la noticia de que Jairo Castillo e Iván Vélez eran retenidos en migraciones.

Sucede que la ley local pide a los ciudadanos colombianos contar con un “pasado judicial” (antecedentes penales), que por supuesto no poseían. El problema se solucionó más de dos horas después, lo que generó malestar en todo el equipo.

Entendemos que cualquiera sea el inconveniente, hay al menos una mala planificación por parte de quienes deberían haber previsto estos detalles por parte del Club, sobre todo en un fútbol tan profesional como el nuestro.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app