0

A una semana del gran cásico rioplatense por Copa Libertadores, nuestro amigo y escritor Manuel Suárez Suárez comienza a palpitar el choque entre Independiente y Peñarol.

El jueves 24 los afortunados hinchas que puedan acercarse a la cancha de los “Rojos” disfrutarán de un partido emocionante porque se enfrentan dos grandes del fútbol sudamericano. Habrá juego limpio y buen fútbol que es lo que caracteriza a los dos equipos rioplatenses de Peñarol e Independiente. Es cierto que los montevideanos andan un poco flojos en los últimos tiempos y que los porteños se acaban de recuperar pero la sed de triunfo en la “Libertadores” mueve montañas.

Será un partido en el que durante noventa minutos se oirán los cantos de los aficionados y como siempre las críticas al árbitro pero al final las dos camisetas saldrán juntas charlando sobre lo sucedido y buscando un buen lugar para morfarse una pizza con un par de cervezas bien fresquitas. Los que de verdad sienten el fútbol reconocen cuando hubo suerte en un tiro al arco o cuando el rival jugó mejor. Solamente se calientan y con mucha razón si su equipo va al campo a boludear.

Siendo sincero tengo que reconocer que siempre quiero que gane mi equipo y mejor todavía si lo hace jugando bien. No soy de los que andan a vueltas con las disculpas cuando nos dan un baño, una paliza o un repaso. Hay días en los que se gana sin merecerlo y otros que se pierde de la misma forma. Hay partidos para recordar y otros para olvidar. Lo que todo buen futbolero no debe hacer es premiar con aplausos las cagadas de cualquiera de nuestros jugadores. Antes de nada hay que ser persona y después futbolista o cantor de tangos. Por cierto, mis amigos, me afirmo en que Carlos Gardel cada día canta mejor.

Manuel Suárez Suárez
Desde Galicia, especial para La Caldera del Diablo

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app