2

Por Claudio Gustavo Keblaitis

Córdoba, enero 25, 1978.
Eran ocho contra once
Eran ocho contra Barreiro y su injusticia.
Eran ocho contra Nuccetelli y la liga del interior.
Eran ocho contra el periodismo adverso.
Eran ocho contra Menéndez y el III Cuerpo de Ejército.

Y esos ocho lograron su cometido: retornar campeones.
Pero no campeones como tantos otros campeones y nada más.
Campeones a lo pirro, campeones heroicos.
Devastados por tres tarjetas rojas por protestar un gol groseramente hecho con la mano que empalidecían al compararse con el Rojo de nuestra camiseta, con el Rojo de ira de la cara del Enzo Trossero, con los ojos Rojos de la Chancha Larrosa, con la sangre Roja del Negro Galván, que manaba de su puño lacerado por la impotencia.
Tres tarjetas rojas que pretendían sepultar el esfuerzo de los once leones y de todo un pueblo Rojo que a la distancia sufría.
Tres tarjetas rojas que solo lograron enaltecer a sus destinatarios y ensombrecer a quien las enarbolaba.

Pero la justicia es ciega, dicen. La justicia tarda pero llega.
Y llegó para Independiente en forma de paloma sin alas, paloma de cuero que voló hasta el fondo del arco cordobés impulsada por el pie vindicador de nuestro Ricardo Enrique Bochini, antihéroe de las grandes hazañas que merecen el mármol eterno.

Pero también hubo un Pepito Biondi para que le devolviera al Bocha el cuero redondito e indeleble.
Un Petete Bertoni que desgarrado y todo, le insufló al equipo el alma Roja que muchos creían un mito.

Pero para que hubiera un 2 a 2 debió previamente existir un 1 a 0 y ahí estuvo la certera cabeza del Beto Outes, Madera le decían, si pero de un buen quebracho: noble y Rojo sobre todo.

Y tuvimos también a un Mono Rigante que apuntaló desde el fondo, un Mago Villaverde que dijo: “Ustedes vayan arriba, yo me arreglo solo”.
Un Gato Pagnanini y un Japonés Pérez mezclados con esos de arriba.

Un Msionero Brítez y un Pedrito Magallanes, piezas importantes que debieron ser sacrificadas por el bien común en el momento caótico en el cual solo un hombre tuvo la cabeza fría: inolvidable el Pato José Omar Pastoriza, caudillo adentro, caudillo afuera, estratega moviendo el tablero para inclinar la cancha esos 15 minutos finales que parecieron 15 años.

Independiente Campeón pese a todo y pese a todos.
La fiesta cordobesa tuvo que cancelarse y el asado se lo tuvo que comer Menéndez solo.
No existe parangón alguno en la historia de nuestro fútbol de una hazaña de tal calibre, si hasta en la memoria colectiva ese empate 2 a 2 es mencionado como: “te acordás cuando ganamos en Córdoba con 8 jugadores....”

Injusto sería dejar en el olvido a otros hombres que colaboraron en los partidos previos de aquel Nacional 1977 y que posibilitaron el arribo a esta final del 25 de enero de 1978:

Daniel Enzo Alberto
Hector “Oli” Arrieta
“El Victor Hugo” Arroyo
Carlos Alberto Fernández
José Norberto Gil
Vicente Domingo Giordano
Manuel Gregorio Keoseian
César Aníbal Leiva
“El Charango” José Antonio Lencina
Javier Adolfo Novoa
Luis Alberto Petrucci
Ricardo Antonio Rigolino
Víctor Hugo Zacharsky

Muchos nombres casi olvidados pero que al menos estuvieron presentes en alguno de los 18 partidos del Nacional 77, y que merecen ser recordados esta noche junto con los 13 de aquella:

Roberto Rigante
Rubén Oscar Pagnanini
Hugo Eduardo Villaverde
Enzo Héctor Trossero
Osvaldo Alejandro Pérez
Omar Rubén Larrosa
Rubén Galván
Ricardo Enrique Bochini
César Oscar Brítez
Norberto Daniel Outes
Pedro Remigio Magallanes
Mariano Biondi
Daniel Ricardo Bertoni

GLORIA A LOS HÉROES DE CÓRDOBA
GLORIA A NUESTRO INDEPENDIENTE

El autor es historiador de Independiente, autor de la enciclopedia Alma Roja: Tomo I: Génesis de un Campeón y Tomo II: Independiente, ejemplo de Amateurismo. Es miembro del Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF) e Integrante del Consejo Asesor del Proyecto del futuro museo del Club Atlético Independiente.

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 26 de febrero de 2011, 00:28

Me podrías informar si en la foto publicada el último que está al lado de Bochini (a su izquierda)es Vicente Domingo Giordano o "El Pepe Biondi"?

La Caldera del Diablo dijo... 2 de marzo de 2011, 03:40

Hola, según nos cuenta Claudio Keblaitis, el que mencionas es Britez el misionero.
Abrazo

Emiliano