0

Al promediar la primera parte, hubo un encontronazo entre la policía y los jugadores de Independiente que no formaban parte del banco. Los hinchas también ligaron.

Según relatan los diarios deportivos Olé y Lance, de Brasil, al finalizar el partido entre Goiás e Independiente se produjo un tumulto entre varios jugadores del Rojo que no formaron parte de la convocatoria y la policía local.

Los Rojos estaban ubicados detrás de los carteles del arco que defendió en la primera etapa Hilario Navarro, cuando a los 20 minutos uniformados les dijeron que debían irse, aunque no de la mejor manera. Parece que los muchachos reprimieron y todo se complicó. Incluso Germán Pacheco recibió gas pimienta en la cara, y un colaborador del cuerpo técnico fue alcanzado por un bastonazo que le produjo heridas, en medio de una batahola generalizada.

Comparada: "Fue una vergüenza, acá pasó de todo"
Afuera también cobraron los hinchas de Independiente, que recibieron palos de parte de los hinchas del Goiás al llegar al estadio, y de la policía dentro.

El Presidente del Rojo manifestó: "Fue todo una vergüenza. No se puede creer esto. Pasó de todo en esta cancha. Mandaron a toda la gente sin custodia a las plateas. A los jugadores les pegaron bastonazos, es una cosa increíble lo que pasó en esta cancha".

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app