0
Defensor Sporting presentó una queja ante la Conmebol por los incidentes en el Libertadores de América. Si el Estadio llega a ser suspendido, el Rojo tiene como primera opción jugar en racing ante el Tolima. El socio que tiró la piedra estaría identificado y será expulsado de por vida.

Parece que la decisión de la Conmebol será, como se estipuló desde un primer momento, la clausura del Estadio Libertadores de América, luego de la noche en que el arquero de Defensor Sporting sufriera una brutal agresión por un piedrazo proveniente desde la tribuna Sur.
Por lo tanto, los dirigentes del Rojo se pusieron en gestiones para ver escenarios alternativos para el partido del jueves 11 de noviembre, cuando el Rojo reciba al Tolima colombiano. Quilmes, Lanús y racing son las opciones, éste último como primera opción. El presidente de la academia, Rodolfo Molina, dijo que todavía no recibió llamados formales desde Mitre 470, pero que "no tendría problemas" en alquilarle la cancha al Rojo "si hay un ingreso conveniente por esa cesión para nuestro club”, según le dijo a Télam.

Mientras, el Defensor Sporting ya presentó la queja formal ante la Conmebol, que se expedirá esta semana. “Lo que yo más quiero es ir contra el árbitro (el brasileño Seneme) porque no suspendió el partido. Lo que corresponde con el estadio de Independiente está en el reglamento de la Copa Sudamericana, en el artículo 15.3. Allí se indica que si hay una agresión a un árbitro, jugador o integrante del cuerpo técnico visitante, esa cancha debe ser clausurada por el resto de la competencia o la siguiente. Y la Confederación tiene que aplicar el reglamento”, dijo el presidente Violeta, Dante Prato, a Olé.

Por otra parte, el secretario general del Rojo, Cristian Mattera, señaló en declarciones a TyC Sports que “la policía nos dio la identidad (del agresor de Silva) para que chequeemos si es socio, no podemos revelar el nombre, pero ya dijimos que lo expulsamos en la primera reunión”.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app