0

La noche que cumplía una rueda como titular, el arquero de Independiente había evitado que la victoria de Vélez sea mayor y era el que ilusionaba con la posibilidad del empate. Sin embargo, dos errores suyos le dieron el segundo y tercer gol a Vélez. Algo de Mareque, Silvera y Piatti, entre lo más rescatable.

La noche de Gabbarini pintaba para figura de la cancha. Sin "levantar la perdiz", el arquero de Independiente sostenía el 1-0 y mantenía la única ilusión de que, estando cerca en el marcador, el Rojo pueda empatarle a Vélez, a pesar de no llegar ni cerca de Barovero.

Tapando un tiro potentísimo en la primera parte, sin nada que hacer en la apertura del marcador, e interviniendo con soltura en un par de mano a manos luego de que la defensa quedara colgada en el juego del achique, el juvenil del Rojo, que cumplía una rueda como titular indiscutido.

Sin embargo, pasado el cuarto de hora en la segunda parte nuevamente Coronel evita el off side y queda frente a Gabbarini, quien al tirarse a los pies arrastra torpemente las piernas del volante y comete penal. Maxi Moralez le daba el segundo al Fortín.

Un par de buenas atajadas hicieron que bajaran nuevamente aplausos para el golero Rojo, pero sobre la hora quiso descolgar un centro y cuando parecía que la pelota estaba bajo su control, la perdió cayendo al suelo y Silva, que se encontró con el regalo, la empujó a la red.

Otro debe en la labor de Gabba está en los saques: tanto sea desde el arco como de arriba, estuvo muy impreciso al entregar la pelota.

Mareque, lo más destacado
Con una producción pareja, mandándose al ataque y recibiendo las principales faltas de mitad de cancha hacia adelante, Lucas Mareque fue de lo mejorcito en una noche con poco para destacar en el Rojo.

El empuje de Andrés Silvera, buscando siempre el arco de enfrente, y algunos arranques de Ignacio Piatti, también se salvaron del aplazo.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app