0
En coincidencia con el aguacero caído sobre Buenos Aires el fin de semana, y la gran cantidad de agua que se pudo ver en el Viaducto, el técnico de Independiente se expresó su malestar por la derrota. También le apuntó al árbitro Furchi.

"Nos vamos enojados y tristes. Este era un partido para ganarlo, ni siquiera para empatarlo. Tuvimos las chances pero no las concreteamos. Vinimos acá con la ilusión de ganar para seguir ahí arriba en la tabla, pero tuvimos esta sorpresa. De todas formas, no hay que relajarse. Hay que remarla", resumió el estado general del vestuario de Independiente Américo Gallego.

El Tolo, además, se mostró disconforme con el arbitraje: "Es una vergüenza que con toda la televisión que hay, con la tecnología, no cobre un córner que era para nosotros", en referencia a un disparo de media distancia de Busse desviado por Campestrini, en el que Furchi dio saque de arco. Luego de esa acción, llegó el gol de Arsenal.

"Lo del línea fue alevoso. Podría haber sido gol nuestro si daba córner. Pero Burruchaga se lo chamuyó. Lo seguía hasta el córner", continuó Gallego. "Furchi nos dirigió tres veces en los últimos seis partidos. Fue una vergüenza, me voy con mucha bronca, este era un partido que ni siquiera se podía empatar".

Recordemos que tras la inauguración del Estadio Libertadores de América el técnico del Rojo había lanzado la frase "El que no llora, no mama", hablando de la relación de su equipo con los arbitrajes.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app