3
Con el regreso de Migual Ángel Santoro se abren muchas expectativas nuevamente. No podemos apresurarnos y pensar que ya estamos recuperados, o que lo que resta será igual de bueno, pero no podemos ocultar la alegría que nos da verlo en el banco.


La vuelta de Pepé Santoro significó muchas cosas. Más allá de la victoria conseguida en Santa Fe luego de tres derrotas consecutivas, de la motivación extra que transmite a los jugadores y los hinchas, el regreso del ex arquero multicampeón del Rojo significa un volver a las fuentes, un renacer de muchas expectativas y el deseo de que le vaya muy bien.

Santoro, lo hemos dicho muchas veces, pone orden entre los jugadores. Es lógico, sabe a qué se juega y lo puede transmitir a quienes dirige y a quienes lo ven. No es antiguo, es el fútbol, que simplemente se trata de saber ubicar a once jugadores dentro de un rectángulo de césped.

Su sencillez no es solamente discursiva, sino que la lleva a la práctica. Debemos esperarlo, no podemos ser optimistas ni derrochar expectativas desmesuradas por lo visto en un solo partido, pero se notan actitudes distintas.

El Rojo por momentos cuidò un poco el juego en Santa Fe. Se sabe que Pepé prioriza la defensa, que apela al "manual del técnico" para ordenar el equipo "de atrás para adelante", pero también apeló al juego, fue para adelante, se paró de igual a igual. Puso un nueve de área -aunque Núñez diga a los cuatro vientos que no es la función en la que se siente más cómodo-, y recuperó a varios jugadores -Montenegro entre ellos-, para dar más de ellos.

Todo eso se llama alegría, y es lo que sentimos cuando volvió Pepé.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Pâm Cristina LF* dijo... 23 de octubre de 2008, 13:50

Hola como estás?
Muy bien teu post :P
Muito bem explicado parabéns...

Está sumido de mi blog??
Bjossss

=D

La Caldera del Diablo dijo... 23 de octubre de 2008, 23:02

Hola Pam, gracias por pasarte y por tus saludos, hace rato que no voy por tu blog, ahora me doy una vuelta. Besos

Emiliano

La Caldera del Diablo dijo... 23 de octubre de 2008, 23:02

Hola Pam, gracias por pasarte y por tus saludos, hace rato que no voy por tu blog, ahora me doy una vuelta. Besos

Emiliano

Invitame un café en cafecito.app