0
Independiente volvió a jugar mal, y a quedar expuesto ante su público, que lo vio caer 1 a 0 ante Argentinos, sobre el final del partido. El Rojo jugó con uno menos todo el segundo tiempo, por la expulsión de Roa.


No hay caso. Independiente no levanta, sus jugadores están en un nivel bajisimo y el técnico no encuentra alternativas ni desde el planteo futbolístico ni desde el armado del equipo.

Esta tarde, ante su público, el Rojo dio otra muestra más de esa languidez e intrascendencia que viene paseando por todas las canchas del fútbol argentino desde hace tiempo, y no hay parate por fecha FIFA, elecciones o lo que fuera que le impregne otra sintonía.

Más allá de la expulsión sin merecerlo de Andrés Roa, que finalmente fue titular, y de haber jugado un tiempo con un hombre menos, no se deben buscar excusas allí.

Lucas Romero salió lesionado, Pablo Pérez quedó como volante central condicionado por una amarilla al comienzo del partido y demostrando que no puede completar los 90 minutos porque no le resiste el físico. Con el ex Boca sin poder caminar, salió para que lo atiendan sobre el final del juego, y justo con 9 hombres Rojos en cancha llegó el gol de Argentinos que decretó los abucheos finales.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app