1
Por la sexta fecha de la Superliga, Independiente empató 2 a 2 con Lanús, tras estar en ventaja con goles de Silvio Romero. El equipo no aparece y hubo silbatina en el Libertadores de América. 


De local, ante su gente, Independiente jugó probablemente uno de los peores partidos del año. El equipo no aparece y aún ganando cómodo no pudo sostener un resultado favorable, como el 2 a 0 que tenía al comienzo del segundo tiempo.

Falla el juego asociado, pero también fallan las individualidades, con puntos muy bajos, al punto que en algunos casos se hace inexplicable que formen parte de los once que salen all campo de juego, como Alexander Barboza, que terminó siendo hostigado por los cuatro costados del Libertadores de América tras una tarde para el olvido.

Silvio Romero facturó dos veces con la ley del ex, promediando la primera parte y al inicio del complemento, con una definición exquisita, pero así como el Rojo estaba en ventaja casi sin hacer nada, el Granate descontó enseguida de pelota parada y llegó al empate despertando el enojo de los hinchas, que silbaron al equipo de Beccacece.

Emiliano Penelas

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 16 de septiembre de 2019 a las 20:28

Quien vió fútbol, quien fue feliz admirando una delantera o un medio campo, quien admiró el juego de los defensores y la idea general del fútbol ver esta realidad causa tristeza. Años que Independiente va a los tumbos. Su pasado y su hinchada no lo merecen.