0
Independiente volvió a tener un penal y lo convirtió. Ante Atlético, tomó la responsabilidad Fernando Gaibor, que fue la figura de Independiente en una noche olvidable.

Foto: Ian Dols

Caía 1 a 0 el Rojo en Tucumán, de a poco comenzaba a remontar el partido con algo de fútbol por los costados, sobre todo con buenos pases de Gaibor, la fuerza de Gigliotti y el juego de Meza. Los tres son los únicos que salvaron el boletín en la noche tucumana. Y fue justamente el correntino el que llegó al área y mano a mano con Luchetti fue bajado bruscamente por el arquero. Loustau cobró penal y los hinchas de Independiente se deben haber mirado todos.

La mala experiencia con los penales indicaba que al Rojo le atajaron tres de los últimos cuatro penales pateados en partido (Meza a Santos, Gigliotti a Colón y Verón a Tigre), más la fallida definición por Copa Argentina ante Brown de Adrogué.

Además, de los 14 penales que el Rojo tuvo a favor en la era Holan, sólo la mitad fueron gol... y 7 errados (dos veces Gigliotti y Leandro Fernandez, Barco, Meza y Verón). ¿Quién tomaría la responsabilidad en Tucumán, a los 34 minutos? Fernando Gaibor, quien finalmente terminó siendo de lo mejorcito del Rojo en el partido.

El ecuatoriano tomó la pelota y le pegó bien, junto a un palo. Así y todo, entró con suspenso porque Luchetti llegó a rozarla, aunque venció su resistencia y se convirtió en el 1 a 1 parcial para Independiente. El resto, es historia conocida.

Publicar un comentario

Invitame un café en cafecito.app